viernes, 22 de enero de 2016

Te contaré la lucha que dio Pedro Lemebel por los Derechos Humanos en Chile







De  frente, su rostro testimoneado en la tarea de este luchador social, que se la jugó por su vida hasta el último de sus días. Pedro Lemebel merece todos los homenajes y reconocimientos.

La historia de Pedro Lemebel es amplia, y es apenas un porcentaje que, en el murmullo de sus últimos días, intentaba dar cuenta de la ciénaga oscura donde fueron sumergidos aquellos días tan difíciles de recordar, pero al mismo tiempo, indelebles en algún lugar donde la memoria cobijaba su humillado ardor.

Y esta dualidad que hace pestañear intermitente la zona crispada del recuerdo, parece ser la única entrada a cierta intimidad temblorosa. Tal vez el registro de su lucha, multiplique una sumatoria de voces que durante muchos años guardaron estos hechos calladamente, como quien se niega a reconocer en sí mismo la brutal evidencia. Como quien no quiere sentir nunca más el roce del guante militar que timbró sus carnes con los hematomas dactilares del sello patrio. Como quien por fin deja traslucir su testimonio de vida el triste emblema amoratado de sus llagas, que emergen una y otra vez desde las tinieblas para documentar la historia no contada de los crímenes que se cometieron durante la dictadura chilena. La historia traspapelada del vejamen oficial que no aparece evaluada en ningún juicio. La historia mordida, aún amordazada por la indiferencia y el trámite democrático.

Gladys Marin y Gladys Marín


Pedro Lebemel se encargó de gritar mil veces que esto ocurrió, que esto pasó en algunos barrios, cerca de aquí mismo, frente a la placita donde un abuelo le daba de comer a las palomas. Cerca de la iglesia donde un curita, bien peinado, hacía gárgaras por la reconciliación. Más allá del kindergarten, donde el mismo torturador despidió a su niño con un beso sucio en la mejilla. En esa misma casa, tan igual a otras casas con olor a peste desde el subterráneo. Casas de familia, vecinas de esas otras moradas del espanto, donde se amohosan los enchufes que evocan la náusea de un indefenso escalofrío. Murallas silenciosas, bambalinas rasguñadas donde incluso aún se pueden leer rayados de «Bachelet a la presidencia».

La espina de una rosa en el corazón

Eso ocurrió bajo este cielo que pinta de cochino azul su monserga de hermanos. Eso ocurrió a los pies de la cordillera tan blanca, tan orgullosamente blanca y pálida como un muerto. Pareciera que, en este aire renovado, los testimonios que Pedro Lemebel se encargó de desmembrar por la evocación se adosaran a un deletreo ficticio que amortigua, blanquea y despolitiza la costra húmeda de su memoria. Todo eso ocurrió, y fue tan cierto como cuando Pedro lo gritó con su fuerte garganta con arena, y sus ojos empañados.

Fue cierto, todo eso fue cierto, y Lemebel señaló con el dedo a todos a quienes se atrevieron a dudarlo, como cuando él decía con su prosa irónica: “A quién le interesa, si medio país aún no cree”. Pero sí lo sabían, y medio país prefirió no saber, no recordar aquella noche que en la casa vecina una garganta de mujer trinaba a parrillazos los estertores de su desespero. Medio país se resistió a creerlo, y quisieron dar vuelta la página, mirar al futuro, hacer como que nada, soñar como que nunca. Medio país sabía (sabe) porque no quiso (quiere) saber, porque se hizo (hace) el "leso" ("se hace el gil wueón"). Y aunque duela decirlo, la cercanía compinche llamada compatriotas, la complicidad familiar de una esposa, hermana o madre que oculta a su hijo torturador, la complicidad cultural extasiada por el arte esos días de trapo negro, la farra incestuosa de la televisión y la prensa miliquera brindando con la gorra fascista; todo eso tejió la venda de individualismo que le dio visa de ciudadano legal al monstruo torturador.



Esa fue la lucha de Pedro Lemebel por los Derechos Humanos en Chile. Con sus escritos, con sus libros, fue lo que pudo mostrar horrorizado por las voces desnudas de sus protagonistas. Apenas un retazo menstruado en el vacío abyecto de su narración. El resto, lo que sigue o lo que queda, ninguna emoción solidaria puede ahondar en el descalabro de estos hechos, sin volver a mirar al país simuladamente democratizado en el que hoy vivimos, sin volver a sentir qué parte importante de su población, por miedo, inseguridad o indiferencia, se tapó los oídos, cerró los ojos y asumió la venda como reemplazo a un cielo arañado por los ecos huérfanos de su torturada contorsión.

Ni siquiera tu rostro estampado en las portadas de los diarios puede revivir el carnaval patiperro de tu inagotable fiesta. Por eso, al nombrarte, Pedro Lemebel, me cuesta tanto escribir nunca más.

Gracias por todo lo que nos diste.
Yo te recuerdo a un año de tu partida.
Recuérdalo tú, recuérdaselo a otros.

Pedro Lemebel
1952 – 2015


Felipe Henríquez Ordenes






Comenta esta entrada vía facebook | Tu opinión me interesa ~ Gracias!

viernes, 15 de enero de 2016

CHILE: Así torturaron los "valientes soldados" a hombres y mujeres durante la dictadura








Mujer, detenida en octubre de 1973. Relato de su reclusión en el Regimiento Arica, La Serena, IV Región.

“[…] embarazada de cinco meses, fui detenida y hecha prisionera. Estuve un mes y medio incomunicada en la Cárcel del Buen Pastor, y sometida en el Regimiento Arica a vejámenes y torturas, entre las cuales debo, como denuncia, mencionar: […] instada a tener relaciones sexuales con la promesa de una pronta liberación; obligada a desvestirme, acariciada en los pechos y amenazada de recibir las visitas nocturnas del interrogador; golpes de electricidad en la espalda, vagina y ano; uñas de las manos y pies fueron arrancadas; golpeada en varias ocasiones con bastones de plástico y con culatas de rifles en el cuello; simulacro de fusilamiento, no me mataron pero debí escuchar como las balas silbaban a mi alrededor; obligada a tomar e ingerir medicinas; inyectada en la vena con pentotal, bajo la severa advertencia que sería hipnotizada como único medio de declarar la verdad; colocada en el suelo con las piernas abiertas, ratones y arañas fueron instaladas y dispuestos en la vagina y ano, sentía que era mordida, despertaba en mi propia sangre; se obligó a dos médicos prisioneros a sostener relaciones sexuales conmigo, ambos se negaron, los tres fuimos golpeados simultáneamente en forma antinatura; conducida a lugares donde era violada incontables y repetidas veces, ocasiones en que debía tragarme el semen de los victimarios, o era rociada con sus eyaculaciones en la cara o resto del cuerpo; obligada a comer excrementos mientras era golpeada y pateada en el cuello, cabeza y cintura; recibí innumerables golpes de electricidad […]”.

– Mujer 16 años, Región Metropolitana, 1975
“Fui violada, me ponían corriente, me quemaron con cigarrillos, me hacían ‘chupones’, me pusieron ratas. Creo que estuve en [recinto secreto de la DINA] me amarraron a una camilla, donde unos perros amaestrados me violaron. Estaba siempre con scotch, después una venda y después una capucha. Se reían, nos ofrecían comida y nos daban cáscaras de naranjas. Nos despertaban de noche, para perder la noción del tiempo”.




– Niña de 14 años, VII Región, 1973. Estuvo detenida 12 días en la cárcel sin registrar proceso y egresó por falta de méritos.
“Fui llevada a [un recinto del Ejército] y fui objeto de abuso sexual. Nos llevaron detenidas con mi hermana y una amiga. Yo fui la primera en ser interrogada. Me hicieron pasar a una pieza donde había tres milicos con su rostro tapado, tenían una bolsa negra en la cabeza, uno por uno me hacían preguntas, pero yo no sabía nada; por lo tanto, no podía responderle nada. Entonces, uno de ellos se bajó los pantalones y sacó su pene y me obligó a que se lo tenía que enderezar con mi boca. Después vino el otro y el otro. En total fueron tres milicos que tuve que enderezárselo; el último se fue en mi boca, no sé quiénes fueron o cómo eran, porque estaban encapuchados. Lo único que sé es que mi vida nunca volvió o volverá a ser como antes, ya que en ese tiempo era sólo una estudiante. Por lo ocurrido, no pude continuar estudiando hasta ese momento […] lo único que sé es que no puedo olvidar nada”.

– Mujer, detenida en septiembre de 1974. Relato de su reclusión en la casa de la DINA de José Domingo Cañas.
“Fui golpeada en diversas partes del cuerpo. Nuevamente fui manoseada y obligada a presenciar la tortura de mi esposo. Fui desnudada y amarrada a un catre metálico, en el que fui golpeada. Estaba embarazada, con seis meses de gestación”.

– Mujer. Región Metropolitana, 1975
“En un recinto secreto fui torturada, amarrada y vendada. Me dieron de golpes de pies y puños. Me aplicaron electricidad en diversas partes del cuerpo. Me volaron los dientes delanteros de un culatazo. Sufrí abusos sexuales y reiteradas violaciones, que resultaron en un embarazo”.




– Hombre, detenido en septiembre de 1973. Relato de su reclusión en el Fuerte Borgoño, VIII Región.
“[…] me pusieron algodón en ambos ojos, luego huincha adhesiva encima y un capuchón negro amarrado a la nuca, me ataron de pies y manos fuertemente y me hundían en un tambor, de esos de aceite de 250 litros, que contenía amonio, orina, excrementos y agua de mar; así, me sumergían hasta que mi respiración no daba más, ni menos mis pulmones y la volvían a repetir una y otra vez, acompañados de golpes y preguntas, eso era lo que llamaban ellos, en tortura, el famoso submarino”.

– Hombre, detenido en septiembre de 1973. Relato de su reclusión en la Isla Quiriquina, VIII Región.
“[…] nos desnudaron y nos pusieron en una jaula, al mismo estilo como transportan los leones de un circo, pero la diferencia era que la de nosotros estaba rodeada de alambres de púas: estábamos a exhibición […]”.

– Hombre, detenido en septiembre de 1973. Relato de su reclusión en la Base Aérea Cerro Moreno, II Región.
“[…] Siguieron las golpizas por largo rato y, después de algunas horas, finalmente, cesaron de maltratarnos. Nos encerraron en una especie de jaula de alambres de púas, tirados en el suelo, desnudos y al aire libre. Era de madrugada, hacía mucho frío. Tiritábamos bajo la brisa helada del desierto. Al interior de esa jaula, nos encontrábamos amontonados unos sobre otros, por lo que a cualquier intento para acomodarnos provocábamos el dolor de algún compañero. A uno de ellos le habían quebrado la clavícula. Desgraciadamente quedé en una posición incómoda, lo que ocasionó nuevos dolores”.

Relatos extraídos del informe oficial de la COMISIÓN NACIONAL SOBRE PRISIÓN POLÍTICA Y TORTURA, durante la Dictadura de Pinochet.



Felipe Henríquez Ordenes




Artículos Relacionados
Retazos de la memoria, por Felipe Henríquez Ordenes: Tortura en Chile: Así militares de Pinochet pretendían 'sacar' información a compatriotas Retazos de la memoria, por Felipe Henríquez Ordenes: Testimonio de Nieves Ayrees: Tortura y violencia sexual política en la Dictadura de Pinochet Retazos de la memoria, por Felipe Henríquez Ordenes: [VIDEO ENTREVISTA] Adriana Rivas secretaria de Manuel Contreras: 'La tortura era necesaria'

¿Te gustó esta nota?


Comenta esta entrada vía facebook | Tu opinión me interesa ~ Gracias!

sábado, 9 de enero de 2016

HOMENAJE: Mujeres de Chile, mujeres de fuego






Esta es una historia de lucha, de dolor, de una porfiada esperanza que renace día a día no sé de qué inagotable fuerza.

Golpear y golpear puertas que casi nunca se abren, arar el desierto, huelgas de hambre, represión, cadenas, gritos que ya hace casi 42 años resuenan por los corredores impasiblemente tortuosos de los tribunales de “justicia” ha sido la feroz rutina de estas mujeres. Serían solo ecos si no rebotasen una y mil veces en su coraje que no da tregua, aunque a muchas ya se les fue la vida en este empeño. El fuego que las ilumina es proporcional a la indiferencia de todos los que han tratado de decretarnos el olvido.

Imagino que a ellas nunca pensaron que les tocaría vivir tanta atrocidad, sumado al desamparo legal más absoluto, en un Chile donde se violaron todos los códigos humanos. Verlas hasta hoy con esa dignidad defendiendo la vida y exigiendo Justicia es conmovedor, pero es también una denuncia a la incompetencia y a la complicidad criminal de un país que amparado aún en sus leyes y en una constitución antidemocrática les niega a ellas y a sí propio la posibilidad de una sociedad sana, porque la impunidad solo nos reafirma la certeza de que una nueva traición puede volver a ocurrir.

Ellas también son víctimas porque se las ha condenado durante décadas a una tarea macabra y deshumana. Ellas son prisioneras de un juego perverso donde se manipulan las reglas para que siempre ganen sus verdugos. Ellas son una herida abierta y una vergüenza que seguiremos cargando como chilenos, algo que continuará horadando nuestra convivencia, a no ser que la señora Justicia se quite su venda y nos mire a la cara de una vez por todas.

El sufrimiento, la frustración, la impotencia, el descrédito en las instituciones solo ensancha el abismo que todavía nos separa. Vivir en un país donde los genocidas y sus encubridores mueren de viejos escondidos cobardemente en su silencio y en una jerarquía canalla (un pacto entre simples criminales), donde la falta de memoria y los años los absuelve de todo, es simplemente indignante.

Quisiera decirle a todas, a las que conocemos sus nombres y a las otras que han sufrido en el anonimato la muerte de un ser querido, que no están solas, que nada ni nadie está olvidado, que también son nuestros, porque se lo hicieron a Chile y eso lo hace dolorosamente personal. Las abrazo muy fuerte.

¡Por la vida, siempre!


Esta es una historia de lucha, de dolor, de una porfiada esperanza que renace día a día no sé de qué inagotable fuerza....
Posted by Biblioteca Virtual Salvador Allende Gossens on domingo, 24 de agosto de 2014



Felipe Henríquez Ordenes



¿Te gustó esta nota?





Comenta esta entrada vía facebook | Tu opinión me interesa ~ Gracias!

viernes, 1 de enero de 2016

Programa de la Unidad Popular: Las 40 medidas del Gobierno de Salvador Allende






Cuando repasamos las 40 medidas del Gobierno Popular, nos damos cuenta cómo resaltó la figura de Salvador Allende, y hoy, continúa resultando inagotable en aprendizajes en ese fogón invisible, que son las memorias y lecciones de los pueblos.

Necesitamos recuperar a Allende, ya no sólo desde La Moneda sitiada en esa prueba de dignidad y visión política. Sino ahora, hacerlo desde esa sempiterna búsqueda de ser capaz de “leer” ese Chile profundo, definiendo las tareas posibles, las alianzas necesarias y las estrategias más pertinentes. Porque sin pretender una inexistente infalibilidad allendista, hoy podemos rescatar ese método de sintonía entre el dirigente político y su pueblo.

Chile necesita sueños, propósitos de mayorías surgidos de todo el hervidero de demandas que en este tiempo van quedando expuestas.

Releemos las primeras 40 medidas del Gobierno Popular. La 3, honestidad administrativa; la 9, previsión para todos; la 13, el niño nace para ser feliz; la 28, becas para estudiantes; la 34, fin a la especulación; la 37 disolución del Grupo Móvil (antecedente de las Fuerzas Especiales de Carabineros). Ciertamente no podrían ser las mismas medidas, pero con igual certeza, al construir un programa en este tiempo, volveríamos nuevamente a muchos de los viejos temas 45 años después.

Éstas son las 40 primeras medidas del Gobierno Popular del Presidente Salvador Allende.

1. SUPRESIÓN DE LOS SUELDOS FABULOSOS
Limitaremos los altos sueldos de los funcionarios de confianza. Terminaremos con la acumulación de cargos y sueldos. (Consejerías, Directorios, Representaciones). Terminaremos con los gestores administrativos y traficantes políticos.

2. ¿MAS ASESORES? ¡NO!
Todo funcionario pertenecerá al escalafón común y ninguno estará al margen de las obligaciones del Estatuto Administrativo. En Chile no habrá más asesores.

3. HONESTIDAD ADMINISTRATIVA
Terminaremos con los favoritismos y los saltos de grados en la Administración Pública. Habrá inamovilidad funcionaria. Nadie será perseguido por sus ideas políticas o religiosas; se atenderá a la eficiencia, la honradez y el buen trato con el público de los funcionarios de Gobierno.

4. NO MAS VIAJES FASTUOSOS AL EXTRANJERO
Suprimiremos los viajes al extranjero de los funcionarios del régimen: salvo aquellos indispensables para los intereses del Estado.

5. NO MAS AUTOS FISCALES EN DIVERSIONES
Los automóviles fiscales no podrán usarse bajo ningún pretexto con fines particulares. Los vehículos que queden disponibles se utilizarán para fines de servicio público, como transporte de escolares, traslados de enfermos de las poblaciones o vigilancia policial.

6. EL FISCO NO FABRICARA NUEVOS RICOS
Estableceremos un control riguroso de las rentas y patrimonios de los altos funcionarios públicos. E1 gobierno dejará de ser una fábrica de nuevos ricos.

7. JUBILACIONES JUSTAS NO MILLONARIAS
Terminaremos con las jubilaciones millonarias, sean parlamentarias o de cualquier sector público o privado, y utilizaremos esos recursos en mejorar las pensiones más bajas.

8. DESCANSO JUSTO Y OPORTUNO
Daremos derecho a jubilación a todas las personas mayores de 60 años, que no han podido jubilar debido a que no se les han hecho imposiciones.

9. PREVISIÓN PARA TODOS
Incorporaremos al sistema provisional a los pequeños y medianos comerciantes, industriales y agricultores, trabajadores independientes, artesanos, pescadores, pequeños mineros, pirquineros y dueñas de casa.

10. PAGO INMEDIATO Y TOTAL A LOS JUBILADOS Y PENSIONADOS
Pagaremos de una sola vez los reajustes del personal en retiro de las Fuerzas Armadas, y haremos justicia en el pago de pensionados y montepiadas del Servicio de Seguro Social.

11. PROTECCIÓN A LA FAMILIA
Crearemos el Ministerio de Protección a la Familia.

12. IGUALDAD EN LAS ASIGNACIONES FAMILIARES
Nivelaremos en forma igualitaria todas las asignaciones familiares.

13. EL NIÑO NACE PARA SER FELIZ
Daremos matrícula completamente gratuita, libros, cuadernos y útiles escolares sin costo, para todos los niños de la enseñanza básica.

14. MEJOR ALIMENTACIÓN PARA EL NIÑO
Daremos desayuno a todos los alumnos de la enseñanza básica y alrnuerzo a aquellos cuyos padres no se lo puedan proporcionar.

15. LECHE PARA TODOS LOS NIÑOS DE CHILE
Aseguraremos medio litro de leche diaria, como ración a todos los: niños de Chile.

16. CONSULTORIO MATERNO-INFANTIL EN SU POBLACIÓN
Instalaremos consultorios materno-infantiles en todas las poblaciones.

17. VERDADERAS VACACIONES PARA TODOS LOS ESTUDIANTES
Se invitará al Palacio Presidencial de Viña del Mar a los mejores alumnos de la enseñanza básica, seleccionados de todo el país.

18. CONTROL DEL ALCOHOLISMO
Combatiremos el alcoholismo no por los medios represivos, sino por una vida mejor y erradicaremos el clandestinaje.

19. CASA, LUZ, AGUA POTABLE PARA TODOS
Realizaremos un plan de emergencia para la construcción rápida de vivienda y garantizaremos el suministro de agua por manzana y luz eléctrica.

20. NO MAS CUOTAS REAJUSTABLES CORVI
Suprimiremos los reajustes de los dividendos y las deudas a la CORVI.

21. ARRIENDOS A PRECIOS FIJOS
Fijaremos el 10 por ciento de la renta familiar como máximo para el pago del arriendo y dividendos. Supresión inmediata de los derechos de llave.

22. SITIOS ERIAZOS ¡NO! POBLACIONES ¡SI!
Destinaremos todos los sitios eriazos fiscales, semifiscales o municipales a la construcción.

23. CONTRIBUCIONES SOLO A LAS MANSIONES
Liberaremos del pago de contribuciones a la casa habitación hasta un máximo de 80 metros cuadrados donde vive permanentemente el propietario y no sea de lujo o de balneario.

24. UNA REFORMA AGRARIA DE VERDAD
Profundizaremos la Reforma Agraria, que beneficiará también a medianos y pequeños agricultores, minifundistas, medieros, empleados y afuerinos. Extenderemos el crédito agrario. Aseguraremos mercado para la totalidad de los productos agropecuarios.

25. ASISTENCIA MEDICA Y SIN BUROCRACIA
Eliminaremos todas las trabas burocráticas y administrativas que impiden o dificultan la atención médica de imponentes y cesantes.

26. MEDICINA GRATUITA EN LOS HOSPITALES
Suprimiremos el pago de todos los medicamentos y exámenes en los hospitales.

27. NO MAS ESTAFA EN LOS PRECIOS DE LOS REMEDIOS
Rebajaremos drásticamente los precios de los medicamentos, reduciendo los derechos e impuestos de internación de las materias primas.

28. BECAS PARA ESTUDIANTES
Estableceremos el derecho a becas en la enseñanza básica, media y universitaria de todos los buenos alumnos, en consideración al rendimiento y a los recursos económicos de sus familias.

29. EDUCACIÓN FÍSICA
Fomentaremos la educación física y crearemos campos deportivos en las escuelas y todas las poblaciones. Toda escuela y toda población tendrá su cancha. Organizaremos y fomentaremos el turismo popular.

30. UNA NUEVA ECONOMÍA PARA PONER FIN A LA INFLACIÓN
Aumentaremos la producción de artículos de consumo popular, controlaremos los precios y detendremos la inflación a través de la aplicación inmediata de la nueva economía.

31. NO MAS AMARRAS CON EL FONDO MONETARIO INTERNACIONAL
Desahuciaremos los compromisos con el Fondo Monetario Internacional y terminaremos con las escandalosas devaluaciones del escudo.

32. NO MAS IMPUESTOS A LOS ALIMENTOS
Terminaremos con las alzas de los impuestos que afectan a los artículos de primera necesidad.

33. FIN AL IMPUESTO DE LA COMPRAVENTA
Suprimiremos el impuesto a la compraventa y lo reemplazaremos por otro sistema más justo y expedito.

34. FIN A LA ESPECULACIÓN
Sancionaremos drásticamente el delito económico.

35. FIN A LA CARESTIA
Aseguraremos el derecho de trabajo a todos los chilenos e impediremos los despidos.

36. TRABAJO PARA TODOS
Crearemos de Inmediato nuevas fuentes de trabajo con los planes de obras públicas y viviendas, con la creación de nuevas industrias y con puesta en marcha de los proyectos de desarrollo.

37. DISOLUCIÓN DEL GRUPO MÓVIL
Garantizaremos el orden en los barrios y poblaciones y la seguridad de las personas. Carabineros e Investigaciones serán destinados a cumplir una función esencialmente policial contra la delincuencia común. Eliminaremos el Grupo Móvil y sus miembros reforzarán la vigilancia policial.

38. FIN A LA JUSTICIA DE CLASE
Crearemos un procedimiento legal rápido y gratuito con la cooperación de las Juntas de Vecinos, para conocer y resolver casos especiales, como pendencias, actos de matonaje, abandono del hogar y atentado contra la tranquilidad de la comunidad.

39. CONSULTORIOS JUDICIALES EN SU POBLACIÓN
Estableceremos consultorios judiciales en todas las poblaciones.

40. CREACIÓN DEL INSTITUTO NACIONAL DEL ARTE Y LA CULTURA
Crearemos el Instituto Nacional del Arte y la Cultura y Escuelas de formación artística en todas las comunas.


Última aparición en La Moneda, 11-sep-1973 | Foto: Horacio Villalobos

Esa sincronía que existió entre el liderazgo y el programa de Salvador Allende, es lo que requerimos para ser capaces de convocar una amplitud de fuerzas sociales y políticas significativas. Mientras, hay que bregar por recuperar la inteligencia y ética al lado de tanta mediocridad y acomodo.

Recordar a Allende despidiéndose desde un balcón de La Moneda. Pero, bien vale también rescatar al Allende capaz de sumar voluntades, interpretar mayorías y encabezar un programa que a más de 42 años del Golpe de Estado, resuena como proyecto de un país distinto. De un Chile que no debiese permitir la expropiación de sus riquezas agotables en la gran minería, teniendo aún tantas necesidades pendientes. De un Chile que después del medio litro de leche, debiese continuar protegiendo a sus niños y jóvenes, fortaleciendo una educación pública y de calidad. Entonces y sólo entonces serán consistentes los liderazgos, las alianzas y los sueños por cumplir.




Seguramente, es por todo lo anterior, que el único personaje político que se ha podido pasear en las marchas de los estudiantes recibiendo el calor de estos, es la representación de Salvador Allende, un político y un presidente del pueblo, que jamás podrán igualar.


Felipe Henríquez Ordenes




Comenta esta entrada vía facebook | Tu opinión me interesa ~ Gracias!

Por un debate sano y respetuoso

Por un debate sano y respetuoso