miércoles, 21 de septiembre de 2016

Orlando Letelier: Uno de los más cobardes crímenes cometidos por Augusto Pinochet






El  21 de septiembre de 1976 el auto de ex canciller explotó en la capital estadounidense, en un ataque orquestado por la DINA.

Orlando Letelier, el ex ministro chileno, murió cuando su auto explotó en un atentado en el distrito de las embajadas en el centro de Washington DC.

Letelier era canciller del primer presidente socialista de Chile, Salvador Allende, y cuando el gobierno fue derrocado por el golpe militar de Augusto Pinochet en 1973, Letelier estuvo entre los primeros arrestados.

Pasó un año preso en varios campos de concentración, incluido el tristemente célebre de la Isla Dawson, hasta que la presión diplomática de Venezuela provocó su liberación.

Fue entonces que el escritor y cineasta Saul Landau invitó a Letelier a Washington para trabajar en el Instituto de Estudios Políticos, una organización de izquierda.

Desde ahí se convirtió en la principal voz de la resistencia chilena contra Pinochet, al cabildear ante el Congreso y las naciones europeas para detener el comercio con el régimen.




“Se me ha privado de mi dignidad de chileno, pero yo quiero que ustedes sepan que yo soy chileno, nací chileno y moriré chileno. Ellos los fascistas, nacieron traidores, viven como traidores y serán recordados siempre como fascistas traidores.”  -  Orlando Letelier.

Los tentáculos de la DINA en el marco de la siniestra “Operación Cóndor” se extendieron hasta Washington, la mismísima capital del “democrático” Estados Unidos, para perpetrar uno de los crímenes más alevosos amparados por la CIA y sus sicarios anticubanos: el asesinato de Orlando Letelier.

El martes 21 de septiembre de 1976, cerca de las nueve de la mañana, fue ejecutado un plan de Fase Tres de la Operación Cóndor, cuando el ex canciller chileno y ex embajador del gobierno de la Unidad Popular en Estados Unidos Orlando Letelier fue asesinado por medio de una bomba colocada en su auto y detonada por el terrorista anticubano José Dionisio Suárez Esquivel en el corazón de Washington DC.


Homenaje a Orlando Letelier en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos | Clic para ampliar imagen original

El terrorista Suárez Esquivel, en su auto, se colocó muy cerca del guiado por Letelier y accionó por control remoto la bomba preparada por él y el terrorista Virgilio Paz Romero con la asesoría del agente de la DINA Michael Townley, norteamericano residente en Chile y enviado a Estados Unidos como verdugo para cumplir la orden de asesinato. Townley la había colocado el sábado 18 debajo del asiento del chofer del auto del condenado a muerte, Orlando Letelier del Solar. En el atentado terrorista murió también su secretaria, la norteamericana Ronnie Moffitt y dejó con graves secuelas a su esposo Michael Moffitt, único sobreviviente.

La explosión en la “Avenida de las Embajadas”, pleno centro de la capital norteamericana, elevó y desplazó el auto varios metros y causó heridas mortales irreversibles a sus ocupantes. En la autopsia se consignó como la causa de muerte de Orlando Letelier: desangramiento, amputación traumática de las extremidades inferiores, lesiones sufridas en explosión. El cuerpo de Orlando Letelier fue sepultado en Venezuela, el dictador Augusto Pinochet no permitió enterrarlo en Chile por temor a las seguras manifestaciones de rechazo y condena al crimen. Sus restos fueron repatriados en 1994.

“En los diez años que he servido en esta sala, nunca había presidido un juicio de asesinato tan monstruoso como este.” Juez Barrington Parker Jr. 23 de marzo de 1979.


Felipe Henríquez Ordenes





¿Te gustó esta nota?


Comenta esta entrada vía facebook | Tu opinión me interesa ~ Gracias!

Por un debate sano y respetuoso

Por un debate sano y respetuoso