lunes, 28 de diciembre de 2015

Carta abierta a Sergio ‘Checho’ Hirane: Te contaré los crímenes de tu amigo Krassnoff






Checho Hirane:

Normalmente cuando escribo una carta, empiezo con un “estimado” o un “querido”, pero esta vez le borré esas palabras porque de “estimado” no hay nada, solo te escribo para repudiarte, y no solo como persona, sino porque hasta el día de hoy defiendes lo que actualmente niegas: Los militares y los crímenes que cometieron.

Cuando un auditor te escribió y leíste en tu programa de Radio Agricultura en vivo al aire su correo te molestaste, porque te enrostró lo que siempre has defendido como parte integral de tu “lealtad” con el “gobierno militar”.

Debo recordarte que en el programa Mentiras Verdaderas, emitido el 15 de diciembre pasado, acusaste a su conductor Ignacio Franzani de “haberte hecho una trampa” porque te recordó tu pasado militar. Dijiste haber apoyado el Golpe de Estado, además aseguraste que "el 70% también apoyó" el destronar el Gobierno Constitucional del Presidente Salvador Allende, porque ese sí que fue un gobierno, no como al que tú te refieres como “Gobierno Militar”, porque si no sabes la diferencia entre un Gobierno Constitucional a uno de facto como el de Pinochet estamos pésimo, porque bien sabes que esa fue una Dictadura. En fin, tampoco estoy acá para darte clases de historia o de educación cívica, porque bien sabes qué sucedió después de ese maldito 11 de septiembre el cual adheriste y del Golpe de Estado al cual apoyaste y sigues defendiendo.

Refutaste a tu auditor, y dijiste textual: “Mi relación con Krassnoff la he contado muchas veces. Fue teniente mío cuando yo era cadete de la escuela militar. Me pidió a través de un auspiciador que lo fuera a visitar porque me quería contar su versión. Fui, me contó su versión, y esa es toda la relación que he tenido con Krassnoff”.

Y dime, ¿Qué versión te contó Krassnoff? ¿Acaso esa misma que escribió en su libro, “Prisionero por servir a Chile”?, Si es así, pues déjame decirte que eso sí se llama “distorsionar la historia, mintiendo”, todo ese libro escrito por Krassnoff distorsiona la verdad histórica de los hechos ocurridos durante los 17 años de Terrorismo de Estado en nuestro país.

Escuche acá el audio.

El descontrol de Chechito con auditor: "Cobardes de mierda".Checho Hirane enfurecido con auditor que le enrostró defender a Krassnoff: “¡Cobardes de mierda!”El humorista y locutor disparó con todo contra los troll de su programa Conectados de Radio Agricultura, y aseguró que jamás ha defendido las violaciones a los derechos humanos. Posted by Voz Ciudadana Chile on lunes, 28 de diciembre de 2015

¿Es que acaso nunca te enteraste de los crímenes que Krassnoff cometió?, bueno, yo te los voy a contar, para que cuando despiertes de ese sueño fascista no estés tan perdido y no te atrevas nuevamente a quedar como un ignorante ante todo Chile.

Checho, te cuento que, tras la disolución de la DINA, Miguel Krassnoff pasó a integrar las filas de la Central Nacional de Informaciones (CNI), que también cumplió la misma función.

Krassnoff fue uno de los agentes de la represión que más condenas judiciales ha acumulado en los últimos años, sólo superado por Manuel Contreras y Pedro Espinoza, jefes máximos de la DINA.

Entre los crímenes más repudiables que cometió se cuentan las desapariciones del sacerdote español Antonio Llidó y de Diana Arón, joven periodista que a pesar de su avanzado embarazo fue sacada de una cama hospitalaria, luego fue torturada y asesinada con la participación directa de Krassnoff.

ALLENDE, VÍCTOR JARA Y MIGUEL ENRÍQUEZ
Krassnoff participó en el asalto a la casa del ex Presidente Salvador Allende en Tomás Moro el día del golpe de Estado, cuando era teniente. Además, jugó un rol directo en el asesinato del cantautor Víctor Jara en el Estadio Chile y en la muerte de Miguel Enríquez, fundador del MIR, en 1974. Por esta acción recibió una condecoración de manos del propio Pinochet, fíjate tú, Checho.

Precisamente, Krassnoff era el oficial de inteligencia de la Brigada Águila a cargo de la represión al MIR, con asiento en la Villa Grimaldi. También pasó por los centros de tortura de Simón Bolívar, José Domingo Cañas y Londres 38. Se sentía atraído por la política y quería junto al director de la DINA, Manuel Contreras, consolidar una gran base social de apoyo al dictador Pinochet.

Tras su salida de la CNI a principios de los 80, Krassnoff siguió con su carrera militar hasta alcanzar el grado de brigadier en 1998. Ese año, después de que la Comandancia en Jefe le informó que no sería postulado a general, Krassnoff le dio el ataque surtido, y presentó su renuncia al Ejército, pero fue recontratado como gerente del Hotel Militar ubicado en Providencia con Manuel Montt.

En ese cargo se encontraba cuando comenzaron los procesos en su contra, a contar del año 2001. Actualmente, se encuentra recluido en el penal Punta Peuco cumpliendo por los crímenes que cometió. Como recordaste lo de los famosos “cosacos”, voy a precisar que Krassnoff nació en Austria, en 1946 y es nieto e hijo de altos oficiales cosacos de la ex Unión Soviética.

LA MAYORÍA DE SUS VÍCTIMAS ERAN DEL MIR
Hasta julio de 2011, Miguel Krassnoff Martchenko registraba 20 condenas a firme (ratificadas por la Corte Suprema), con penas que suman más de 120 años de cárcel. Sin embargo, seis de estas sentencias incluyeron el beneficio de la libertad vigilada entre otros beneficios carcelarios.

La gran mayoría de las condenas son por delitos de secuestros calificados, esto es, detención y desaparición de personas. Una de las sentencias es por homicidio calificado cuya víctima fue la militante del MIR Lumi Videla, cuyo cadáver fue arrojado a la embajada de Italia. Precisamente, casi todas las víctimas de Krassnoff pertenecían al MIR.

La lista de condenas a firme es la siguiente:
  • 17/11/2004 Diez años y 1 día de presidio como autor del secuestro calificado de Miguel Ángel Sandoval Rodríguez (MIR).
  • 30/05/2006 Quince años por el secuestro calificado de Diana Frida Arón Svigilsky (periodista, MIR, estaba embarazada de siete meses).
  • 28/05/2007 Cinco años y 1 día como autor del secuestro calificado de Dagoberto San Martín Vergara (MIR).
  • 10/05/2007 Diez años por los secuestros calificados de Hernán Galo González Inostroza, Maria Elena González Inostroza (hermana del anterior), Elsa Victoria Leuthner Muñoz y Ricardo Troncoso Muñoz (todos del MIR).
  • 27/06/2007 Cinco años y 1 día por el secuestro calificado de Manuel Edgardo del Carmen Cortez Joo (MIR).
  • 24/12/2008 540 días, con remisión condicional, como cómplice de los secuestros calificados de Carmen Díaz y Eugenio Montti (ambos del MIR).
  • 29/10/2008 Tres años como coautor del secuestro calificado de Ofelio de la Cruz Lazo Lazo (PS).
  • 27/01/2009 Cinco 5 años con beneficio de libertad vigilada por el secuestro calificado de Sergio Humberto Lagos Marín (MIR).
  • 15/04/2009 Cuatro años, con el beneficio de la libertad vigilada, como autor del secuestro calificado de Julio Fidel Flores Pérez (MIR).
  • 20/07/2009 Diez años y 1 día por el secuestro calificado de Jorge Humberto D'Orival Briceño (MIR).
  • 13/08/2009 Cinco años y 1 día como autor del secuestro calificado de Luis Gregorio Muñoz Rodríguez (MIR).
  • 07/09/2009 Diez años y 1 día como autor del homicidio calificado de Lumi Videla Moya y a 5 años como autor del secuestro calificado de Sergio Pérez Molina (esposo de la anterior, ambos del MIR).
  • 29/09/2009 Cuatro años, con el beneficio de la libertad vigilada, como autor de los secuestros calificados de Cecilia Bojanic Abad (embarazada de 4 meses) y Flavio Oyarzún Soto (esposo de la anterior, ambos del MIR).
  • 03/12/2009 Diez años y 1 día por el secuestro calificado de María Teresa Bustillos Cereceda (MIR).
  • 20/01/2010 Cinco años y 1 día como autor del secuestro calificado de Álvaro Miguel Barrios Duque (MIR).
  • 25/01/2010 Tres años y 1 día, con el beneficio de la libertad vigilada, como autor del secuestro calificado de Marcelo Eduardo Salinas Eytel (MIR).
  • 30/08/2010 Cinco años como autor del secuestro calificado de Antonio Llidó Mengual, con beneficio de libertad vigilada (sacerdote español, miembro del Grupo Cristianos por el Socialismo, ayudante del MIR).
  • 27/10/2010 Cinco años y 1 día, sin beneficios, como autor del secuestro calificado de Sebastián Montecinos Alfaro (Partido Socialista).
  • 20/12/2010 Cinco años y 1 día por los secuestros calificados de Fernando Silva Camus y Claudio Silva Peralta (padre e hijo, respectivamente, ambos del MIR).
  • 21/12/2010 Cinco años 1 día como autor del secuestro calificado de Sergio Riffo Ramos (MIR).
Checho, por favor, acaso nunca te enteraste que Miguel Krassnoff también tiene 3 condenas en primera y en segunda instancia, pero además está acusado en 7 causas y procesado en otras 46, entre ellas el caso Calle Conferencia, por la detención y desaparición completa del comité central del Partido Comunista en 1976.

Checho, Chechito, eso es solo una pequeña muestra de lo que tu “teniente” hizo durante los años de la dictadura, crímenes por los que actualmente está procesado, y eso sin contar todas las demás atrocidades que la justicia jamás tomó parte, porque sí hizo esas y otras cosas más. Así que para que te vayas enterando, y nunca más digas que “la izquierda distorsiona la verdad” porque por añadidura son ustedes, los defensores del régimen de Pinochet los que han hecho la intentona de borrar con el codo, lo que fue escrito en nuestra historia con el rojo de la sangre de los crímenes que el dictador Pinochet y sus esbirros cometieron en contra de sus propias compatriotas.

Eso de decir que “jamás has validado una violación a los derechos humanos” es sencillamente un insulto, porque el hecho que tú hayas apoyado y orquestado el golpe, ya estás defendiendo las violaciones de los Derechos Humanos. Yo no sé en qué cabeza le pasa a una persona para decir eso. Solo a personas como tú -que hay muchas- que sólo la usan (la cabeza) para ponerse la gorra, o el casco militar (Ver foto principal de esta carta).

Por último, lo de “cobardes de mierda” eso déjaselos a los militares, ellos sí que fueron cobardes y lo siguen siendo hasta el día de hoy, cuya ignominia y miseria humana como la tuya aún sí validan.

No es mi intención escribirte esta carta y "despertar odios añejos", tal como dijiste en el programa Mentiras Verdaderas, solo te escribo para repudiarte y dejarte en claro en qué posición estás en esta historia. No es por nada que la gente te desprecia, y sé que eso no te ha salido gratis, al contrario, has pagado con creces el desdén y la poca empatía que tienes frente a quienes fueron directamente vilipendiados, torturados, desterrados, los que ya no están, los que tuvieron miedo, los que lucharon, los que fueron niños como yo, quienes fuimos criados en medio del horror, por los que aún luchamos por la justicia, por la memoria y por la vida.

Hasta acá yo llego, porque lo demás lo juzga el pueblo, así como dejó dicho el Presidente Constitucional Salvador Allende aquel 11 de septiembre en sus últimas palabras: “La historia los juzgará”, yo te digo: LA HISTORIA YA LOS JUZGÓ.

Atentamente;

Felipe Henríquez Ordenes





¿Te gustó esta nota?



Comenta esta entrada vía facebook | Tu opinión me interesa ~ Gracias!

jueves, 17 de diciembre de 2015

Tortura en Chile: Así militares de Pinochet pretendían 'sacar' información a compatriotas






LA TORTURAAplicada a quienes fueron detenidos después del golpe militar, la tortura buscó tres objetivos fundamentales.

Por una parte, conseguir rápidamente información con el objeto de efectuar otras detenciones y desbaratar presuntas actividades subversivas de los partidos políticos, los partidos de izquierda.

Segundo, quebrar la resistencia del prisionero, anulándolo en su condición de cuadro político e inutilizándolo para el ulterior desarrollo de tareas partidarias o de oposición. Por último, castigar como venganza por la afiliación ideológica o partidaria del detenido.

Desde la implantación de la Dictadura Militar de Pinochet, el 11 de septiembre de 1973, se desencadena una extensa acción represiva. Esta golpea o amenaza a quienes habían servido en el gobierno del presidente Allende, a los militantes o simples simpatizantes de los partidos que lo apoyaban y a todos aquellos de quienes se pudiera sospechar una actitud contraria a las nuevas autoridades.

Se producen arrestos masivos en operaciones de allanamiento en barrios, poblaciones, fábricas, universidades, hospitales, edificios públicos, etc. Se habilitan lugares especiales (estadios, instalaciones militares) y se implementan otros lugares como campamentos de prisioneros para albergar al gran número de detenidos. El carácter indeterminado de las detenciones hace que centenares de personas busquen asilo en las embajadas o salgan apresuradamente del país, ya sea por aeropuertos, líneas fronterizas o pasos cordilleranos.

En los lugares de detención señalados comienza a practicarse la tortura durante los interrogatorios, lo que provoca la muerte de numerosas personas. Sólo algunos casos llegan a ser conocidos con precisión; respecto de los demás empieza a perfilarse la situación de «detenido-desaparecido» y de «muerto en tortura».

Al mismo tiempo se practican ejecuciones sin juicio previo, «ley de fuga» o simplemente en supuestos enfrentamientos que los detenidos habían tenido con las fuerzas militares.

Algunas de estas prácticas represivas han persistido por más de una década, variando sólo la forma y la intensidad de su aplicación en función de criterios difíciles de identificar, sí bien se sabe que están asociados al desarrollo de pugnas al interior del régimen autoritario.

Los Servicios de Inteligencia de las Fuerzas Armadas y de Orden se involucran desde un principio en las acciones represivas. A fines de 1973 el Ejército poseía el Servicio de Inteligencia, SIM; la Fuerza Aérea, el SIFA; la Armada, el Servicio de Inteligencia Naval, SIN, y el Cuerpo de Carabineros, el Servicio de Inteligencia de Carabineros, SICAR. También el Servicio de Investigaciones de Chile poseía un departamento de inteligencia. Estos son los organismos que practican los interrogatorios y la tortura en contra de los detenidos después del golpe.

El 31 de diciembre de 1973 es creada la Secretaría Ejecutiva Nacional de Detenidos, que pasa a centralizar los antecedentes de los detenidos con el propósito de asesorar a los Ministerios de Defensa Nacional y del Interior, coordinar la acción, control e información de los lugares de arresto en todo el país y mantener al día las estadísticas pertinentes.

En estas acciones los servicios de inteligencia de las Fuerzas Armadas (FF. AA.), Carabineros e Investigaciones actuaron sin tregua durante los primeros meses siguientes al golpe, Algunos de sus integrantes dieron muestras de haber sido entrenados en la aplicación de la tortura, seguramente en la Escuela de las Américas, USARSA, situada en la zona del canal de Panamá o en otros lugares, o bien con personas de Brasil o Uruguay, países regidos también por entonces por brutales dictaduras militares.


La “parrilla”:
Esta era la forma más habitual de tortura. Consistía en un catre de metal sobre el que se amarraba desnudo al detenido para proceder a aplicarle descargas de corriente eléctrica sobre distintas partes del cuerpo, especialmente aquellas más sensibles como labios o genitales y aun sobre heridas o prótesis metálicas. Una modalidad particularmente cruel de este método consistía en la utilización de un camarote metálico de dos pisos; como modo de presión y debilitamiento psicológico, se colocaba al interrogado en la cama inferior y en la superior se torturaba a un familiar o un amigo.

“Colgamientos”:
La víctima era colgada de una barra ya sea por las muñecas o por muñecas y rodillas. En ambos casos, al dolor producido por el peso del cuerpo colgado por largo tiempo se sumaba la aplicación de corriente eléctrica, golpes, heridas cortantes y vejámenes.

“Submarino húmedo”:
Hundimiento de la cabeza en un recipiente con agua, generalmente sucia o con otro tipo de líquido; la cabeza era mantenida sumergida hasta un punto cercano a la asfixia. Similar efecto se conseguía mediante el llamado “submarino seco”, que consistía en la colocación de una bolsa plástica en la cabeza de la persona impidiendo la entrada del aire, también hasta un punto cercano a la asfixia.

A los métodos de tortura descritos, se sumaban otras prácticas habituales de tortura y malos tratos: golpes de todo tipo, algunos tan violentos que lograban provocar graves lesiones físicas, o golpes imprevistos dados a una persona con la vista vendada. Las violaciones y vejaciones a mujeres y hombres delante de sus esposos, padres y compañeros era una forma habitual de tortura, ejerciendo incluso la tortura y la violación con perros amaestrados.

Villa Grimaldi mantenía una actividad permanente, prácticamente sin interrupciones. Los equipos operativos entraban y salían del lugar las veinticuatro horas del día, se traía a detenidos en cualquier momento y se torturaba a toda hora. Al interior de Villa Grimaldi se daba un ambiente de degradación generalizada. Además de las torturas durante los interrogatorios, tanto los oficiales como los demás agentes operativos y algunos guardias vejaban y golpeaban permanentemente a los detenidos.



Felipe Henríquez Ordenes


Lea además:
Retazos de la memoria, por Felipe Henríquez Ordenes: Testimonio de Nieves Ayrees: Tortura y violencia sexual política en la Dictadura de Pinochet Retazos de la memoria, por Felipe Henríquez Ordenes: [VIDEO ENTREVISTA] Adriana Rivas secretaria de Manuel Contreras: 'La tortura era necesaria'



Comenta esta entrada vía facebook | Tu opinión me interesa ~ Gracias!

viernes, 11 de diciembre de 2015

NO DEJAR GOBERNAR AL RESTO: Los 11 'Principios' que Jaime Guzmán les dejó a la derecha






Es la herencia que Jaime Guzmán les dejó, explícitamente para proteger las posiciones de quienes son herederos políticos de Pinochet. Hasta el día de hoy la derecha chilena siguen sus instrucciones al pie de la letra, pese a que se autodenominan "demócratas". 

Es insólito pensar que pueda ser estable una institucionalidad que está hecha para que quien quiera que tenga el poder termine haciendo sólo lo que la derecha heredó.

El listado de los principios de la “Comunicación Política” menciona el principio de la “transposición”, que aconseja “cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque”, y el de la “exageración y desfiguración”, que consiste en “convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave”.

Jaime Guzmán nos dejó atados de manos y pies con las más aberrantes instrucciones que atentan contra todos los principios de la democracia: 

"La Constitución debe procurar que si llegan a gobernar los adversarios, se vean constreñidos a seguir una acción no tan distinta a la que uno mismo anhelaría, porque —valga la metáfora— el margen de alternativas que la cancha imponga de hecho a quienes juegan en ella sea lo suficientemente reducido para hacer extremadamente difícil lo contrario". (Jaime Guzmán)

Sepan en realidad de qué calaña es la gente de la UDI y los seguidores de su fundador, el ideólogo de la dictadura de Augusto Pinochet: Jaime Guzmán Errázuriz. Estos son sus "principios".

1. Principio de simplificación del enemigo único. 
Adoptar una única idea, un único símbolo. Individualizar al adversario en un único enemigo.

2. Principio del método de contagio. 
Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo. Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.

3. Principio de la transposición. 
Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”.

4. Principio de la exageración y desfiguración. 
Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.

5. Principio de la vulgarización. 
“Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”.

6. Principio de orquestación. 
“La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentarlas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas”. De aquí viene también la famosa frase: "Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad".

7. Principio de renovación. 
Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que, cuando el adversario responda, el público está ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.

8. Principio de la verosimilitud. 
Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias.

9. Principio de la silenciación. 
Acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.

10. Principio de la transfusión. 
Por regla general, la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales. Se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.

11. Principio de la unanimidad. 
Llegar a convencer a mucha gente que piensa “como todo el mundo”, creando una falsa impresión de unanimidad.


Clic para ampliar la imagen.

Acá tenemos un problema que todos los chilenos y chilenas sabemos, y es que es que las reglas institucionales que hemos recibido tienen trampas, pues están hechas para que los resultados sean conocidos de antemano. Entonces el proceso político formal impide dar respuestas a las demandas que exigen la mayoría de los chilenos y chilenas que, crecen cada vez con más fuerza.

Es imperiosamente necesario, establecer en la nueva carta fundamental, eliminar todo enclave que favorezca a solo un pequeño puñado de zánganos fascistas. Es urgente una nueva Constitución Política del Estado para que aberraciones tales como las dejó escritas Jaime Guzmán, no se vuelvan a ver nunca más en nuestro Chile.



Felipe Henríquez Ordenes




¿Te gustó esta nota?

Comenta esta entrada vía facebook | Tu opinión me interesa ~ Gracias!

jueves, 10 de diciembre de 2015

"Un viejo de mierda", la canción que le dedicó una actriz y cantante argentina a Pinochet






"Un viejo de mierda, un pijotero viejo mierda. Un asesino, milico ignorante, viejo de mierda. Un delicuente común, un soldadito traidor... que se casó con una gordita pedorra la concha e'su madre".

Así comienza la canción que Liliana Felipe le dedicó al dictador chileno y traidor a la patria, Augusto Pinochet, que en el Festival de Tango fueron el pretexto para que la actriz, cantante y compositora argentina llenara de algarabía el teatro Alvear con su espectáculo “Tangos de autoayuda” y demostrara que continúa con el hábito de salirse de madres.

Liliana Felipe sigue pareciendo aquella giganta de la que hablaba Baudelaire, pero un poco menos enjuta porque dejó de fumar. El año pasado, en su función de La Trastienda, amarreteó algunos tangos. Ahora, con el pretexto los cantó en serie, con muchas novedades que si Gardel viviera, más vale que no sucediera.

Hoy, cuando lo que la "justicia chilena" dicta como resolución que ni la viuda del dictador genocida ni sus 5 hijos evasores fiscales salieron libre de polvo y paja, como en todo han escapado esa familia de genocidas, es que le queremos dedicar este tango de Liliana Felipe, para que al menos, no queden sin saber lo que la opinión pública opina de ese "Viejo de Mierda", que bien muerto está.

.
Un viejo de mierda,
un pijotero viejo mierda.
Un asesino, milico ignorante, viejo de mierda.
Un delicuente común,
un soldadito traidor (cagáo),
un dictador, una bosta embarrada un viejo de mierda.
Que se casó con una gordita pedorra
la concha e'su madre y la madre
de cinco soretes, mafiosos, jodidos, de cinco vulgares ladrones...
Y se fingió enfermo ese viejo de mierda,
enfermo y la concha e' su madre,
y Margaret Thatcher
y todos los jueces enfermos que lo exoneraron, por viejo...
¡viejo de mierda!
Qué familia de mierda en la mierda
rodeada por gente mierda...
Y un día, el día internacional de los derechos humanos, un 10 de
diciembre del 2006, se fue por donde vino, se fue a la mierda, el viejo
de mierda.
¿Quién era?

Todos gritan: ¡¡¡¡Pinochet!!!!


Felipe Henríquez Ordenes






Comenta esta entrada vía facebook | Tu opinión me interesa ~ Gracias!

Carta abierta a un muerto de mierda: Pinochet, a nueve años de su muerte






La muerte le llegó a Pinochet justamente un día como hoy, hace nueve años, el 10 de diciembre del 2006, día Internacional de los Derechos Humanos. A nosotros nos llegó mucho antes, la muerte empezó el 11 de septiembre de 1973, y vino de la mano del dictador.

Ni perdón ni olvido, porque aquel lejano martes 11 de septiembre de 1973, de tardío otoño aún pervive en la memoria, en la piel y en las miradas de un pueblo que no se merecía tanto dolor. Es que nadie puede ni debe olvidar el cántico desesperado de los desaparecidos, arrimados, quien sabe, a la sombra de un tamarugo bregando por un rayo de sol. Y los militares saben dónde están, conocen sus nombres y sus últimos suspiros. Ellos saben dónde están, los generales saben, los almirantes saben. Tú, Augusto te hablo a ti, los supiste siempre, por ello es que no nos compadecemos, ni nos conmiseramos, ni nos acongojamos con tu muerte. Lo único que nos duele es que, tú, dictador, no hayas pasado ni un solo minuto en la cárcel y que se haya recurrido a todo tipo de subterfugios para eludir a la justicia. Justicia leve y tenue por lo demás, difuminándose en recursos de amparo, apelaciones y llantos de cobardía que no trepidaste en matar y torturar, pero que a la hora de enfrentar la tibia y clemente justicia chilena, clamaste impunidad y locura para refugiarte en la tranquilidad de tu hogar.

Pero en tú maldito lecho de muerte lo sabes, de hecho siempre supiste, todo lo que acontecía en este país, pues dabas las órdenes precisas para detener, torturar y asesinar. Tú dictador, dictaste. Y por eso te celebraron los empresarios que se solazaron en la compra de un Chile barato y a precio de costo. Y por eso te amaron los latifundistas que tomaron a sangre y fuego la tierra entregada a campesinos y mapuches a través de la reforma agraria. Y por eso te veneraron los banqueros que vendieron el país para que después la dictadura los premiaras con el dinero de todos los chilenos. Y por eso la derecha te saludó incondicionalmente en tus días de oscura gloria. Más cuando se acabó la gloria, cuando lentamente se fue imponiendo la verdad de violaciones a los derechos humanos, todos te volvieron la espalda y tú, dictador, te fuiste quedando solo en el marasmo de tu senilidad. Sin embargo, seguiste engañando, mintiendo, traicionando, como lo hiciste desde siempre, pues no estabas tan senil después de todo. Y no estabas tan solo, después de todo, porque cada vez que enfrentas algún desafuero, algún juicio o algún supuesto problema de salud, asomaban los fascistas adláteres pinochetistas elogiando tu obra.



Pinochetistas recalcitrantes que hoy en día nos hablan del crecimiento económico, de la modernización del país, de la inserción en el mercado mundial, de los tratados de libre comercio, de los indicadores macroeconómicos. Y desaparecen una vez más los desaparecidos, los asesinados, los torturados, los presos, entre los intersticios de un mercado omnipresente que horada el alma de un país herido. Como fue herido el 11 de septiembre de 1973 y todos los días y todas las noches posteriores por la dictadura tuya, dictador, que sabías, que siempre supiste y que hoy, desde el infierno, de seguro sigues negando reconocer tu responsabilidad personal y política del terrorismo de Estado verificado en Chile por más de tres décadas. Pero no importa cuántas veces lo niegues, no importa que mueras una y mil veces, el pueblo sabe, el mundo sabe de tu cobardía y de la de todos aquellos que te han protegido ayer y hoy.

Quizá en los últimos estertores de tu infame existencia auto centrada, pensaste en el perdón. No en el perdón que jamás nació de ti, sino en el que, de tanto en tanto, se nos solicita que te otorguemos. Y a no dudar, ahora que has muerto, ante nuestros ojos se abrirá una gran escena del perdón de muchos de tus compinches, una enorme teatralización del arrepentimiento. Cuánto de ello será auténtico y no un simulacro calculado, un ritual automático o una caricatura, el país sabrá sopesarlo. Pero los crímenes contra la humanidad son imperdonables, pues abusaste de tu propia humanidad matando lo más sagrado de lo viviente, lo divino en el hombre, asesinando a todo un pueblo inocente. No habrá ecología de la memoria alguna, ni escena de redención, reconciliación o esfuerzos de normalización del país que puedan provocar tu salvación o absolución. A pesar de tu propia amnistía ya estás condenado por siempre al castigo mayor al que jamás un ser humano podrá ser sometido tras de ti: ser Augusto Pinochet. 



“Vamos a festejarlo 
a no ponernos tibios 
a no creer que éste 
es un muerto cualquiera 
vamos a festejarlo 
a no volvernos flojos 
a no olvidar que éste 
es un muerto de mierda.”

Extracto del poema de Mario Benedetti dedicado a Pinochet el día de su muerte



Felipe Henríquez Ordenes




Comenta esta entrada vía facebook | Tu opinión me interesa ~ Gracias!

domingo, 6 de diciembre de 2015

Documentos acreditan que Alberto Cardemil distribuyó fichas de opositores a la dictadura






Se escapó del juicio Penta, pero NO se escapa de la verdad histórica ni del juicio del pueblo. Alberto Cardemil es uno de los responsables de entregar miles de vidas de chilenos y chilenas a los aparatos represivos de Pinochet. 

El ex subsecretario de Pinochet remitió a la CNI datos de disidentes y miembros de la Vicaría de la Solidaridad. Así consta en una investigación de los periodistas Mauricio Weibel y Carlos Dorat.

El ex diputado de Renovación Nacional, Alberto Cardemil,estuvo a cargo de distribuir los análisis y fichas que la CNI (Central Nacional de Informaciones), la policía secreta de la dictadura, hizo de los opositores al régimen.

Así lo revela una serie de documentos secretos a los que tuvieron acceso los periodistas Mauricio Weibel y Carlos Dorat de la agencia DPA, que son detallados en el libro "Asociación Ilícita, los archivos secretos de la dictadura", que será lanzado el próximo 5 de octubre en el Museo de la Memoria.

Los archivos muestran que Cardemil manejó antecedentes políticos, sociales y privados de religiosos, extranjeros, víctimas de la represión y abogados de derechos humanos.

"Adjunto me permito acompañar para la consideración de US. memorándum de CNI sobre actividades programadas por exiliados chilenos", señala, por ejemplo, el oficio secreto 7042 fechado el 24 de octubre de 1984 y suscrito por Cardemil, destinado a la Cancillería.

Caso degollados
"Conforme a lo conversado en nuestra reunión almuerzo de días pasados, me permito adjuntar carpeta con antecedentes completos de las personas que trabajan en la Vicaria de la Solidaridad", dice otro oficio secreto, de número 1953 y también dirigido a Cancillería, firmado por Cardemil, quien fue subsecretario del Interior entre 1984 y 1988.

La operación apoyada por Cardemil, que buscaba imputar una infiltración marxista en ese órgano eclesial, fue impulsada menos de un mes después de que tres profesionales comunistas fueran degollados por Carabineros. Una de las víctima del crimen, ocurrido el 30 de marzo de ese año, fue justamente José Manuel Parada, sociólogo de la Vicaria de la Solidaridad.

Los otros fueron el profesor Manuel Guerrero y el publicista Santiago Nattino, quienes investigaban en esos momentos la acción del Comando Conjunto, equipo represivo integrado por miembros de todas las Fuerzas Armadas y de Orden.

"Cardemil continuó pendiente del caso por un largo tiempo. El 14 de marzo de 1986 remitió a Cancillería el Oficio Secreto 962, timbrado como URGENTE", señala de hecho el libro de los periodistas Weibel y Dorat.

En dicho oficio, Cardemil entregó al Ministerio de Relaciones Exteriores un informe de Carabineros sobre la detención en una protesta del 11 de marzo de 1986 de Santiago Esteban Nattino Reyes, hijo del publicista homónimo asesinado a menos de un año atrás.

Coincidentemente, Manuel Guerrero Antequera, hijo de otro de los degollados, debió abandonar el país por ataques y seguimientos reiterados cuando era dirigente estudiantil.

El Gobierno de Sebastián Piñera entregó recientemente beneficios carcelarios a algunos de los responsables de este crimen, el coronel (r) Guillermo González y el sargento (r) José Fuentes, condenados inicialmente a cadena perpetua.

Expulsión de Religiosos
Meses después de la acción contra la Vicaria de la Solidaridad, en 1986, Cardemil envió a Cancillería las fichas de los sacerdotes franceses Pierre Dubois, Jaime Lancelot y Daniel Caruette, con motivo de su expulsión de Chile.

La medida formó parte de una serie de expulsiones del país de religiosos extranjeros que el régimen de Pinochet consideró que realizaban acciones contrarias a sus intereses.

Las expulsiones -que fueron reiteradas a lo largo de los años-  coincidieron con un esfuerzo del Vaticano, liderado por el papa Juan Pablo II, por remover de la Iglesia católica chilena a los sectores más progresistas, liderados por el cardenal Raúl Silva Henríquez, quien compitió con Karol Wojtyła por el papado.

Cardemil no recuerda
Según develan "miles de archivos secretos revisados" -afirman los autores de la investigación- la información de la que disponía Cardemil era obtenida a través del trabajo de espionaje e infiltración ejecutado por las propias embajadas chilenas, además de los agentes de la CNI destinados al exterior.




Al ser consultado por estos hechos, el ex diputado dice hoy no recordarlos. Tampoco accedió a revelar si retuvo copias de las fichas de los opositores a la dictadura y si esa información, obtenida a veces bajo tortura, la utilizó en democracia.

El Gobierno de Sebastián Piñera, estando en conocimiento de los hechos, "tampoco ha emitido hasta ahora una condena al actuar del ex diputado, otrora estrecho asesor del general Pinochet, fallecido el 10 de diciembre de 2006, el día de los Derechos Humanos", indican los periodistas Mauricio Weibel y Carlos Dorat.

Clic para ACÁ ampliar la imagen

Clic ACÁ para ampliar la imagen


Felipe Henríquez Ordenes





Comenta esta entrada vía facebook | Tu opinión me interesa ~ Gracias!

martes, 1 de diciembre de 2015

Un descubrimiento estremecedor. Los horrorosos crímenes del Caso Hornos de Lonquén






Un  total de 15 campesinos son detenidos en distintas circunstancias en la comunidad rural de Isla de Maipo y sus rastros se perdieron hasta fines de 1978, cuando se descubrieron los hornos de Lonquén. El estremecedor descubrimiento fue la primera prueba macabra de la crueldad de la dictadura.

Un descubrimiento estremecedor
"Trozos de cráneos amarillentos, con huellas de cuero cabelludo; pelos sueltos, negros; ropas desgarradas en las que se reconoce un blue jeans, un chaleco de hombre". (Palabras del subdirector de la revista Hoy, Abraham Santibáñez, al describir los restos humanos encontrados en los hornos de Lonquén, 30 de noviembre, 1978, Memoria Prohíbida.)

Era lo que quedaba de 15 hombres detenidos en distintas circunstancias el 7 de octubre de 1973 en la comunidad rural de Isla de Maipo, cuyos rastros se perdieron hasta fines de 1978, cuando se descubrieron los hornos de Lonquén.

Este hallazgo, que estremeció la opinión pública, marcó un doloroso hito para los familiares de los centenares de detenidos - desaparecidos, víctimas del régimen militar: confirmó la terrible sospecha de que sus parientes estaban definitivamente muertos. El régimen ya no podía continuar aseverando que - tal como lo dijo el 7 de noviembre de 1975, el delegado de Chile ante las Naciones Unidas Sergio Diez en la Tercera Comisión de la Asamblea General de aquel organismo - "muchos de los presuntos desaparecidos no tienen existencia legal."

Sergio Maureira Lillo y sus cuatro hijos, Rodolfo Antonio, Sergio Miguel, Segundo Armando y José Manuel; Oscar Hernández Flores y sus hermanos Carlos y Nelson; Enrique Astudillo Alvarez y sus dos hijos Omar y Ramón; y los cuatro jóvenes Miguel Brant, Iván Ordóñez, José Herrera y Manuel Navarro fueron detenidos en Octubre de 1973 por Carabineros de la Tenencia de Isla de Maipo, a cargo en ese entonces, del teniente Lautaro Castro Mendoza. Ahí, en la Tenencia, fue la última vez que se vio con vida a los quince hombres, cuyas edades fluctuaban entre los 17 y 51 años.

Los familiares, quienes realizaron innumerables gestiones de búsqueda sin obtener resultados, sólo supieron de la suerte que corrieron sus seres queridos en 1978, cuando los restos de los quince hombres fueron hallados en los hornos de las abandonadas minas de cal en Lonquén.

Primera Comisión a Lonquén 
El 30 de noviembre de 1978, la Vicaría de la Solidaridad, en ese entonces bajo la dirección del sacerdote Cristián Precht, creó una Comisión encargada de verificar las declaraciones hechas por un anciano, quien aseveraba haber encontrado numerosas osamentas humanas en las minas abandonadas de Lonquén.


Hallazgo de osamentas en Hornos de Lonquén. Imagen: Fundación de Documentación y Archivo de la Vicaría de la Solidaridad.


Ese día partió rumbo a Lonquén la comisión integrada por Enrique Alvear, el obispo auxiliar de Santiago; el Vicario Precht y Javier Egaña, Secretario Ejecutivo de la Vicaría; el abogado jefe de la Vicaría, Alejandro González; el abogado Máximo Pacheco; el director de la revista Qué Pasa, Jaime Martínez y el subdirector de la revista Hoy, Abraham Santibáñez.

Los hornos, ubicados al interior de la cooperativa agrícola El Triunfador, a unos 14 kilómetros de la ciudad de Talagante, eran dos viejas chimeneas de nueve metros de altura previamente utilizadas para la preparación de cal.


Imágenes de Hornos de Lonquén, fotógrafo Luis Navarro. En primer plano don Clotario Blest. Archivo de la Biblioteca Nacional de Chile


"Llegados allí, el abogado González removió los escombros y se introdujo por la bóveda. Comenzó a despejar el camino hacia arriba, partiendo de la base del horno a nivel de la tierra, y un tórax humano le cayó encima. Poco a poco fueron viendo que la chimenea del horno estaba tapada por un amasijo de fierros y enrejados que ocultaban una mezcla de huesos, ropa, cal y piedras." (La Memoria Prohibida.)

La comisión regresó a Santiago y al día siguiente, el primero de diciembre, presentó una denuncia formal ante la Corte Suprema. El presidente de la Corte, Israel Bórquez, encargó a la jueza del crimen de Talagante, Juana Godoy, a que confirmara el hallazgo e investigara el caso. Godoy convocó a Investigaciones y antes de que estos llegaran al sitio partió rumbo a Lonquén con un grupo de la Vicaría encabezado por el sacerdote Gonzalo Aguirre, y el cual además incluía al fotógrafo Luis Navarro. La Vicaría, mientras tanto, había contratado una empresa constructora para que iniciara las excavaciones, y dentro de tres días el doloroso trabajo estaba listo y los restos de los quince cuerpos habían sido sacados de su lugar de entierro.

Falsos testimonios 
Los análisis del Instituto Médico Legal confirmaron que los restos humanos correspondían a las familias de los desaparecidos de la comunidad rural de Isla de Maipo. El 6 de diciembre de 1978 el Pleno de la Corte Suprema designó Ministro en Visita Extraordinaria al Ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago, don Adolfo Bañados Cuadra, encargándolo de proseguir la investigación del hallazgo de Lonquén.

La investigación de Bañados estableció que los quince hombres que hasta ese entonces habían engrosado la lista de desaparecidos, fueron efectivamente detenidos el 7 de octubre de 1973 por carabineros de la Tenencia de Isla de Maipo.

El Ministro además estableció la falsedad de las versiones de los ocho funcionarios implicados en las 15 muertes, quienes declararon que las víctimas murieron en confusos enfrentamientos nocturnos. Al comparecer ante el juez Bañados, el Capitán de Carabineros, Lautaro Eugenio Castro Mendoza, declaró que los quince hombres fueron llevados a Lonquén después de ser detenidos dado que uno de ellos le informó de la existencia de armas ocultas en las abandonadas minas.

Castro agrega que al llegar a los hornos de Lonquén, fueron atacados repentinamente con armas de fuego desde los cerros durante unos quince minutos, durante cual ellos respondieron de la misma forma, disparando. Según la versión de Castro al finalizar el tiroteo, él y sus colegas se dieron cuenta que los 15 detenidos habían muerto, a pesar de que todos los carabineros resultaron totalmente ilesos.

"Una señorita me preguntó qué ropas llevaban cuando fueron detenidos...me hicieron pasar...yo me sentía bien, pero el olor...”.


Imágenes de Hornos de Lonquén. En primer plano, Anita González de Recabarren - Foto: Luis Navarro - Archivo de la Biblioteca Nacional de Chile.


El 4 de abril de 1979 Bañados se declaró incompetente y el proceso pasó a la justicia militar. Sin embargo, el ministro en visita había llegado a importantes conclusiones. La investigación de Bañados había establecido que las víctimas no murieron durante un enfrentamiento y que la versión del Capitán Lautaro Castro era "intrínsecamente inverosímil". "En ninguno de los quince restos esqueléticos, estudiados por el Instituto Médico Legal, se comprobaron señales de perforaciones, fracturas u otro tipo de vestigios que pudieran relacionarse con proyectiles de arma de fuego impactando un organismo vivo, por lo que la muerte de las quince personas hay que atribuirla a otras causas," señaló la resolución del Ministro Bañados. De hecho, en la opinión de algunos, no todas las víctimas fueron enterradas muertas en los hornos.

Reos Impunes 
El 2 de julio de 1979, el Fiscal Militar dictó encargatoria de reo en contra el Capitán Lautaro Castro Mendoza, y a los carabineros, Juan J. Villegas Navarro, Félix Sagredo Aravena, Manuel Muñoz Rencoret, Jacinto R. Torres González, David Coliqueo Fuentealba, José Belmar Sepúlveda y Justo Romo Peralta, todos en calidad de autores del delito de la muerte de los quince detenidos el 7 de octubre de 1973. Sin embargo, el 16 de agosto en virtud del Decreto Ley de Amnistía de 1978, se sobreseyó definitivamente en favor de los reos. Esta resolución fue confirmada por la Corte Marcial el 22 de octubre de 1979. Nadie ha contestado por el terrible crimen de Lonquén que como la Comisión de Abogados por la democracia declaró en 1979, "afecta las bases morales de la convivencia nacional."

Los desaparecidos son individualizados 
Una vez terminada la investigación, los familiares de los quince pidieron que se les entregaran los cuerpos para sepultarlos. 


Instituto Médico Legal | Agosto de 1979. Manifestación de los familiares de los muertos en los Hornos de Lonquén.


Sin embargo, aunque el Fiscal Militar Gonzalo Salazar ordenó entregar los restos de las víctimas a sus familias, los restos fueron sacados esa noche del Instituto Médico Legal en forma subrepticia y fueron enterrados en una fosa común con el fin de evitar cualquier tipo de demostración contra un régimen que en repetidas ocasiones había declarado que los detenidos - desaparecidos eran un invento de la izquierda. De hecho, seis meses antes del hallazgo de Lonquén, el ministro del Interior, el civil Sergio Fernández, dijo, en respuesta a las presiones por parte de familiares de detenidos - desaparecidos, "es muy factible que la gran mayoría de los presuntos desaparecidos haya pasado a la clandestinidad o haya caído en enfrentamientos bajo las identidades falsas que portaban, impidiendo su individualización." Lonquén, sin embargo, comprobó que al contrario de lo que decían las altas cúpulas del régimen, los detenidos desaparecidos no solamente tenían nombre y apellido, pero en este caso habían muerto bajo circunstancias extrañas y sus cuerpos habían sido ocultados.

Recordando el pasado 
En marzo de 1980 el nuevo propietario del fundo Lonquén dinamitó los hornos, cambiando para siempre el sitio que se había transformado en un lugar de peregrinaje para los parientes y amigos de los quince muertos. 


El Auschwitz de Pinochet - Imágenes de Hornos de Lonquén - Familiares Víctimas de Lonquén - Foto: Luis Navarro - Archivo de la Biblioteca Nacional de Chile.


A pesar de todos los esfuerzos para borrar a Lonquén del mapa de la memoria colectiva, el sitio no ha sido olvidado, ni así las víctimas que ahí fueron encontradas.

En 1998, la propuesta de la Empresa Metropolitana de Residuos Sólidos, EMERES, de instalar un basural en Lonquén, ha provocado la indignación y oposición de los familiares de los muertos de Lonquén y de organismos de derechos humanos. "Pretenden cubrir con basura las violaciones a los derechos humanos," declaró en febrero de 1998 José Auth, dirigente del Partido Por la Democracia, quien respalda la solicitud de los familiares de las víctimas quienes exigen la instalación de un memorial en el lugar en vez de un basural. Purísima Muñoz , cuyo marido, Sergio Maureira Lillo, fue asesinado en Lonquén junto a tres de sus hijos, señala que, "instalar un basural en Lonquén sería como tirar basura en un lugar sagrado."

FOTO: Elena Muñoz (hoy con 91 años), esposa y madre, al lado de los retratos de sus cuatro hijos y su marido desaparecidos el 7 de octubre de 1973 y encontrados en noviembre de 1978 en los Hornos de Lonquén. Sus nombres: Sergio Maureira Lillo, Rodolfo Antonio, Sergio Miguel, Segundo Armando y José Manuel.







Felipe Henríquez Ordenes


Artículo Relacionado
Retazos de la memoria, por Felipe Henríquez Ordenes: [VIDEO] Documental Hornos de Lonquén completo





Comenta esta entrada vía facebook | Tu opinión me interesa ~ Gracias!

Por un debate sano y respetuoso

Por un debate sano y respetuoso