jueves, 12 de noviembre de 2015

Testimonio de Nieves Ayrees: Tortura y violencia sexual política en la Dictadura de Pinochet






Una historia de horrores:  Nieves Ayress Moreno, salvajemente torturada por la Dina. Viajó desde Nueva York a entregar su testimonio ante los tribunales.

Difícil resulta entender que ninguna lágrima escurra por su piel, marcada por el dolor. El testimonio de Luz de las Nieves Ayress Moreno estremece, pero sorprende su entereza y dignidad. Su paso por Tejas Verdes, Tres Alamos y calle Londres 38, centros de tortura de la Dina, revela el lado más oscuro del horror.

Nacida en una familia revolucionaria, de abuelos que junto a Luis Emilio Recabarren crearon en el norte las primeras mancomunales obreras, Nieves Ayress Moreno tiene vivo el recuerdo de su abuela orándole en la misa al Che Guevara, para que el gobierno de la Unidad Popular se instaurara en este rincón de América Latina.

Brasileños y paraguayos
Consultada acerca de qué le relató al ministro, explicó que fue secuestrada junto a su padre y su hermano de 15 años de edad, además de toda su familia. La única que no fue arrestada fue su madre quien interpuso un recurso de amparo.

“Me hicieron relatar las torturas a las que fuimos sometidas, lo generalizado eran los golpes eléctricos en las partes más sensibles” del cuerpo y diversas formas de violencia sexual política. Todo ello en Londres 38, encapuchada, relató.

“Después trajeron a mi padre para que escuchara las torturas” y nos expusieron a situaciones de violencia sexual (…) Eso es una tortura muy fuerte, porque uno nunca piensa que con tu papá, con tu hermano van a hacer esas atrocidades”, agregó.

“A mi me torturaron extranjeros, el argentino, el comandante Esteban, habían brasileños y paraguayos. La Operación Cóndor venía ya de esa época. Estoy hablando de enero de 1974. Fui sometida al método aplicado en Brasil conocido por el nombre Pau de Arara”, y golpes en los oídos, continuó.

“Posteriormente me trasladaron a Tejas Verdes, a cargo del Coronel (r) Cristián Labbé Galilea: siempre vendada y encapuchada”, manifestó. “Ahí fue lo más terrible porque ahí estaba la escuela de tortura y las formas de agresiones y violencia sexual a la que fui expuesta son inenarrables”. “Me cortaron las orejas, el vientre con un yatagán y nunca tuve atención médica”, sostuvo.

Vi a Manuel Contreras dirigiendo las torturas 



“Nos inyectaban pentotal sódico, más conocido como el suero de la verdad, con la pretensión de hacernos hablar cosas inconcientemente. Habían civiles, no solamente militares, habían doctores civiles que auscultaban y ellos iban diciendo si las personas iban resistiendo y donde debían aplicar las torturas”, precisó.

“Cuando estaba colgada de los brazos, en una de las sesiones de tortura,  por entremedio de las vendas vi a Manuel Contreras, él estaba ahí dirigiendo las torturas. Me empezó a insultar, ahí me torturaban brutalmente, él era quien daba las instrucciones. Yo sé que era Manuel Contreras cuando lo vi en la foto y en su voz, era él”.

Consultada acerca de la opinión del Presidente de la Corte Suprema, Sergio Muñoz, acerca de que la tortura de tipo sexual es una materia en la cual el Estado de Chile “está al debe”, Ayress señaló que “nosotros esto lo venimos denunciando hace 41 años, el problema es que nadie nos escuchaba, ni los medios de comunicación permitieron exponer en los diarios y en los medios televisivos y era algo que estaba en los reportes. Ahora, después de 41 años, producto de las comisiones de Derechos Humanos,  de las prisioneras y prisioneros políticos se ha podido sacar al aire y hacer estas primeras querellas. Ahora mucha gente no ha denunciado porque todavía está aterrorizada con los militares y eso es muy fuerte”, puntualizó.

“El terror y la destrucción que causaron en nuestras familias  fue atroz, yo vivo en Estados Unidos y acuso al Gobierno de los Estados Unidos de responsable de lo que ocurrió en Chile por la intervención, ellos mandaron dinero, armas y allá por ello también hemos sido detenidos, allá en las entrañas del monstruo”, enfatizó.

Recordó que en la Escuela de las Américas fueron instruidas las Fuerzas Armadas chilenas “para que torturaran y lo siguen haciendo”.

PEÑALOLEN TELEVISION CANAL 8

El testimonio que se entrega a continuación refleja lo que efectivamente es el Informe de la Prisión Política y Tortura. Nieves Ayrees, una mujer que vivió lo que relata y que no es necesario calificar. Basta sólo con escucharla en este video, gentileza de Canal 8 Peñalolén Televisión.

Como ella, miles de mujeres y hombres vivieron algo similar, en distintos grados. Sólo dos reflexiones: esto ocurrió mientras millones de chilenos durante la dictadura se negaron a aceptar que era verdad lo que se denunciaba. Otros que lo supieron, entre ellos los civiles que prestaron sus servicios al régimen de facto, jamás lo denunciaron y hoy quieren pasar por inocentes ignorantes.

Entre los primeros y los segundos, a pesar de los 17 años de dictadura con todos sus crímenes, le dieron a Augusto Pinochet el 43% de los votos en el plebiscito de 1988. Algo muy parecido al apoyo masivo que tuvo Hitler entre el pueblo alemán antes de la derrota del nazismo.

En esta rueda de prensa, expresó que su lucha es lograr que se tipifique el delito de violencia sexual política y por eso viajó al país a declarar.
 

Al día siguiente de este este testimonio, (grabado por las cámaras de Canal 8 Peñalolén Televisión) el 01 Diciembre del 2014, Nieves Ayress declaró ante el ministro Mario Carroza en la querella por violencia sexual. Entregó el mismo testimonio que podemos apreciar en este video, durante dos horas y se entrevistó personalmente con el magistrado.

Por su parte, el ministro Carroza dijo que a pesar de que el Código Penal no tipifica el delito de tortura, debe aplicarse el derecho internacional para que Chile no vuelva a ser sancionado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Con este trámite judicial las 4 querellantes Alejandra Holzapfel, Nieves Ayress, Soledad Castillo y Nora Brito, cumplieron con relatar a la Justicia, los crímenes contra humanidad a las que fueron sometidas.

Ayress no había podido cumplir con el trámite pues reside en Estados Unidos y llegó acompañada de ex prisioneras políticas y casi todas las querellantes.

El relato de esta valiente mujer, Nieves Ayrees, quién vivió en carne propia el horror de la tortura. Su testimonio es el alma del informe de la prisión política y tortura. Es lo que la ciudadanía tendrá que aprender a asimilar. A casi un año de la declaración de Nieves Ayress, esta declaración continúa en los intramuros de las oficinas del juez Mario Carroza.

No solo por Nieves, ni por Alejandra, ni por Soledad ni por Nora, no solo por ellas, es por todos y todas quienes vivieron el horror de los crímenes perpetrados durante los 17 años de Terrorismo de Estado en Chile. No podemos ignorar estos hechos, es algo que debemos cargar todos como sociedad, porque no es posible que el dolor lo carguen solo las víctimas y sus familiares directos.

Por la pronta justicia, es de esperar que estos hechos se esclarezcan, porque sin verdad nuestra sociedad jamás podrá sanar el tajo en el alma que dejaron los esbirros de Pinochet a miles de compatriotas. 

Sin verdad jamás habrá justicia, y sin justicia nuestra sociedad jamás será libre. 


Felipe Henríquez Ordenes





Comenta esta entrada vía facebook | Tu opinión me interesa ~ Gracias!

Por un debate sano y respetuoso

Por un debate sano y respetuoso