viernes, 4 de septiembre de 2015

CHILE, 4 de septiembre de 1970: A 45 años del triunfo popular de Salvador Allende





En las elecciones presidenciales de 1970 confluían las fuerzas y movimientos políticos que venían desarrollándose en Chile por varias décadas.


En las elecciones presidenciales de 1970 confluían las fuerzas y movimientos políticos que venían desarrollándose en Chile por varias décadas. 

Los resultados definieron claramente los tres tercios de la política chilena: el primer lugar fue para Salvador Allende, candidato de la Unidad Popular, con el 36,62% de los votos; en segundo lugar quedó Jorge Alessandri, candidato del Partido Nacional, de derecha, con el 35,27%, es decir menos de 40 mil votos de diferencia; y en tercera opción llegaba Radomiro Tomic, candidato del centro político, con el 28,11% de las preferencias.

Debido a que ninguno de los candidatos obtuvo la mayoría absoluta, se debió realizar una votación en el Congreso Pleno para elegir al presidente entre los dos candidatos con mayores votaciones. 

Allende resultó victorioso por 153 votos contra 35 de Alessandri. De esta manera llegaba al poder una coalición de izquierda que representaba a los sectores populares, con un amplio programa de gobierno que pretendía llevar a cabo una revolución socialista en el país. 

Expectación de la prensa por saludo de felicitación de Radomiro Tomic al flamante ganador de la elección, don Salvador Allende Gossens.


Esta elección constituye un hito trascendental en los movimientos de izquierda política, ya que fue la primera y única oportunidad en que un movimiento declaradamente marxista alcanza el gobierno de un país. Se le llamó “vía chilena al socialismo”, o “revolución con sabor a vino tinto y empanadas” como la definiría Allende en un discurso, es decir una vía democrática para llegar al poder, en la que se privilegiaba el respeto a la legalidad institucional del país, por sobre la revolución armada, que había sido el camino elegido por los movimientos de izquierda latinoamericanos.

Sin embargo, a pesar de este principio democrático, el proyecto de la Unidad Popular  no logró terminar su proceso de cambio de la sociedad chilena, pues fue interrumpido violentamente por un golpe de Estado. Los grupos económicos más poderosos de Chile, en conjunto con la derecha política, y apoyados financieramente por el gobierno de los Estados Unidos, conspiraron con las fuerzas armadas para que éstas tomaran el poder en septiembre de 1973, instalando una dictadura militar que duraría 17 años, la más larga de Latinoamérica.








Comenta esta entrada vía facebook | Tu opinión me interesa ~ Gracias!

Por un debate sano y respetuoso

Por un debate sano y respetuoso