viernes, 24 de febrero de 2017

Documento confirma que Alberto Cardemil negó la entrada a Chile a artistas durante la dictadura de Pinochet






Para no olvidar…

Tuvimos acceso al documento fechado en 1988, en donde el derechista Alberto Cardemil, quien en la época fuera subsecretario del Interior de la dictadura de Pinochet negó la entrada a Chile a cantantes de talla internacional como la argentina Mercedes Sosa, el español Joan Manuel Serrat, el cubano Silvio Rodríguez, la cantautora estadounidense Joan Báez y al ciudadano alemán Constantin Becar.

Cardemil justificó su actuar en el año 2009, donde aseguró que la fallecida intérprete Mercedes Sosa era “una activista política ligada a la extrema izquierda“. “Todos sabemos que doña Mercedes, que en paz descanse, era una activista política ligada a la extrema izquierda. Igual que otros artistas de la época, que todos conocíamos en qué empezaban y nadie sabía en qué terminaban”, dijo Cardemil en declaraciones al diario digital Cambio 21.

Cardemil, firmó como subsecretario del Interior la resolución que en julio de 1988, que prohibió entrar en Chile a los artistas anteriormente mencionados. Según el texto, la resolución se emitía “por orden del presidente de la República (Augusto Pinochet)” y se basaba en un decreto de 1984 mediante el cual el régimen podía prohibir la entrada de extranjeros a los que consideraba peligrosos para la seguridad nacional.

Clic para ampliar

“Si en ese momento se dictó esa orden, por algo será. Precisamente medidas de excepción como esa hicieron que un país, que había quedado destruido y deshecho por la Unidad Popular (de Salvador Allende), recuperara la democracia en que ahora estamos“, sostuvo Cardemil.

El ex subsecretario del Interior agregó que en aquella época regía en Chile “un sistema autoritario con normas especiales de derecho con respecto al orden público y actividades. Tampoco había partidos políticos, de tal manera que era una situación excepcional“.

Cardemil, que ocupó varios cargos en la dictadura militar (1973-1990), aseguró que no recuerda muy bien el momento en que firmó ese decreto, pero añadió que “seguramente hubo en ese momento, por quien corresponde, una orden“.

En los años 80, cuando en Chile ya había una oposición organizada y estaba en marcha el proceso que culminó con el plebiscito del 5 de octubre de 1988 y las elecciones del año siguiente, fueron numerosos los artistas extranjeros que fueron impedidos de entrar a Chile.



Felipe Henríquez Ordenes






Comenta esta entrada vía facebook | Tu opinión me interesa ~ Gracias!

domingo, 15 de enero de 2017

Homenaje a Eduardo 'Gato' Alquinta, en un nuevo aniversario de su partida.






Un día como hoy 15 de enero, se conmemora un nuevo aniversario de la muerte del talentoso músico Eduardo “Gato” Alquinta, nacido en Valparaíso. Fallece un 15 de enero de 2003 tras sufrir un paro cardiorrespiratorio en el sector de La Herradura de Coquimbo, donde pasaba sus vacaciones con la familia.



El “Gato” Alquinta

Voy a creer que no te has ido, que la luz diáfana de tus ojos claros amanece cada día en la cordillera que tú soñaste, en las alturas de tu mente clara.

Que la fuerza de tu voz ahora es agua, es el agua de los ríos que nacen en lo alto y bajan generosos para cauterizar las heridas de tu amada tierra americana. Para luego llegar al mar, cielo de agua turquesa, que acogió tu último aliento.

Que tu corazón estalló para sembrar el cielo de diamantes; así cada estrella multiplicará tu sueño de paz para los hombres de esta tierra.

Eduardo “Gato” Alquinta, ahora estás tranquilo en tu morada celeste. Gabriel está contigo, tú y él seguirán cantando el sueño de que algún día -un día de tus días- viviremos TODOS JUNTOS.




Felipe Henríquez Ordenes






Comenta esta entrada vía facebook | Tu opinión me interesa ~ Gracias!

jueves, 12 de enero de 2017

Pedro Cardyn en Neltume: 'Rosauro Martínez no nos ganó en la batalla, nos ganó en la tortura'






El ex miembro del MIR y médico jubilado, Pedro Cardyn, se refiere a la solicitud de desafuero del diputado RN Rosauro Martínez, quien en 1981, fuera el capitán de ejército al mando del contingente que acribilló a Eugenio Monsalve, Próspero Guzmán y Patricio Calfuquir, sus compañeros.

Un cúmulo de emociones invaden a Pedro Cardyn, ex miembro del MIR, y sobreviviente de la acción militar de Neltume en 1981, al enterarse que el ex comandante al mando de la cuadrilla militar responsable de terminar con la vida de tres de sus compañeros en la denominada “Operación Contraguerrilla Machete”, podría ser desaforado y juzgado, tras la solicitud realizada por abogados de Derechos Humanos en la Corte de Apelaciones de Valdivia. 

Cardyn, sostiene que muchas ideas y recuerdos se le vienen a la mente al recordar uno de los episodios más difíciles de su vida, cuando sus compañeros fueron denunciados y atacados por el ejército en una acción desproporcionada, ya que no estaban armados.

¿Cuál es su sentimiento al conocer de la solicitud de desafuero del diputado Rasauro Martínez?

Hay gente que ha vivido el tema de la dictadura y se ha olvidado, pero para nosotros es un volcán de sentimientos, un historia de otro tipo, de recordar hechos importantes de la vida de uno y de nuestro país,  es una sensación de mucha indignación de ver personas que han hecho lo que han hecho y que siguen en la vida pública como blancas palomas, como si nada hubiera pasado.

Pedro Cardyn ex MIR
Yo si hago algo me responsabilizo, asumo las consecuencias de mis actos  de mis decisiones, y en Chile hay personas que tienen un interior horroroso y  están en la vida pública, es el caso de esta persona que sigue siendo parlamentario, ocupando un cargo público como si nada hubiera hecho.

Lo otro es la permisividad de la sociedad y de sus representantes, me refiero a los 23 años de Gobierno democrático que sistemáticamente han encubierto este tipo de situaciones, hay un sentimiento de mucha indignación.

¿Cómo recuerda a sus compañeros acribillados en Neltume?

Todos los años en febrero, hacemos un acto conmemorativo, una  romería, pero más que un acto político, es un acto de recordar el valor, la dignidad y la  entrega de personas que creyeron que era justo luchar y que dieron la vida por ello.

Hay que decir una cosa respecto a Rosauro Martínez, que nuestros compañeros lucharon contra una desproporción de recursos, de medios, ante cientos de soldados con muchos recursos al alcance. Los militares no nos ganaron en la batalla nos ganaron en la tortura, hay que poner las cosas en su lugar. Esta  romería la vamos a seguir haciendo, porque es un ejemplo de dignidad, hoy en día que todo está a la venta, que todo tiene precio, que se habla de terrorismo mapuche, cuando la mayoría de las víctimas han sido asesinadas por la espalda, entonces, los motivos para seguir luchando están ahí, al alcance de la mano, movimientos ciudadanos por la educación, por los mapuches, por la lucha sindical, dan cuenta que se viene otra época.

¿Cree que se ha hecho algo de justicia?

El sentimiento general, es que en mi país se ha hecho todo lo posible porque no haya justicia, me impacta cuando veo discursos presidenciales o de medios de comunicación que se escandalizan por la seguridad pública, por la delincuencia, y cuando me consultan por eso, yo me pregunto por los abusos, la delincuencia de cuello y corbata, por qué esa no aparece. Yo creo que en Chile, la delincuencia sólo existe cuando la ejercen los pobres, pero cuando es la gente de poder la que asesina, tortura, roba a niveles mayúsculos,  eso no es delito, pero si alguien de una población hace cualquier robo, eso si lo es.

Rosauro Martínez, actualmente investigado por su eventual responsabilidad en la ejecución de Patricio Alejandro Calfuquir Henríquez, José Eugenio Monsalve Sandoval y Próspero del Carmen Guzmán Torres, miristas de la gerrilla de Neltume, región de Los Ríos, en el año 1981


¿Cree que se ha sacado alguna lección histórica respecto de lo sucedido, establece alguna relación con las movilizaciones sociales?

Si reflexiono, nuestra generación luchó, pero la que pasó quedo un poco trunca, y es la generación actual la que lucha nuevamente con sus propias dignidades, con sus propias dinámicas, teniendo siempre en cuenta la del pasado, pero siento que la lucha social actual tiene mucha identidad propia y creo que sería útil conocer la experiencia de las generaciones anteriores. Yo,  personalmente, sigo albergando la memoria nuestra, la cultura de los cementerios, de mis amigos, los que dieron la vida por las generaciones que vendrán.

¿Cómo visualiza el Chile de hoy?

Somos un país donde la tortura existe, está instalada y se ve en lo que ocurre con el pueblo mapuche con bases americanas que asesoran en el tema de los encapuchados, y también, otro tipo de tortura que es del tipo social-económica y que tiene que ver con el nivel de endeudamiento de los chilenos. Son abusos cometidos en los 26 años de democracia, en lo que yo denomino la “ingeniería en la desmovilización del pueblo”, pero lo importante está por venir, en que el alma de lucha no ha muerto y eso se percibe con los movimientos sociales, el Gobierno, el que sea, no tiene idea de lo que se le viene encima.





Felipe Henríquez Ordenes



Comenta esta entrada vía facebook | Tu opinión me interesa ~ Gracias!

viernes, 9 de diciembre de 2016

A 10 años de la muerte de Pinochet, nos sigue doliendo el muerto de mierda






Han pasado 10 años desde la muerte del más cobarde de todos; Pinochet. Hoy, sus adherentes le harán homenajes. Que ironía más grande, morir justo un 10 de diciembre, día internacional de los Derechos Humanos.

Han transcurrido 10 años y ni siquiera los pinochetistas han podido limpiar a su monstruo prócer, porque nada ni nadie podrá sacarle el estigma de asesino y traidor a la patria. 

A los chilenos, Pinochet nos dejó su testamento. Al menos para mí, son los recuerdos de un ser monstruoso cuya figura me parecía atemporal, anclada en lo más profundo de la conciencia propia y colectiva, omnipresente para aquellos que como yo, nacimos durante la primera década de su dictadura, en medio de uniformes, toques de queda, desaparecidos y los programas PEM (Plan Empleo Mínimo) y POJH (Plan Ocupacional para Jefes de Hogar). A  finales de los ochenta yo era sólo un niño, pero sabía que debíamos temer más a los uniformados que a los ladrones, ya que los primeros asesinaban a más chilenos que los entonces llamados “patos malos”. 

Siglas como CNI o DINA eran comunes en las conversaciones clandestinas de bares y esquinas, mientras palabras como “revolución”; “compañero”; “pueblo” y otras más, estaban desterradas del lenguaje común.

Al Chile de hoy, la dictadura de Pinochet le ha dejado mucho por maldecir: los muertos, los desaparecidos, el sistema económico, el terror, la desarticulación de nuestras organizaciones populares, un Estado y una sociedad civil que actúan bajo la Constitución Política de 1980.

A diferencia de Iván Moreira, quién se preocupó que el dictador en su famoso testamento le dejara su bastoncito, la gran mayoría de chilenos no podemos esquivar su maldita herencia: Pisagua, Villa Grimaldi, Tres Alamos, Tejas Verdes.  Y no podemos olvidarla. No olvidamos el bombardeo a La Moneda, al Compañero Presidente Allende, las torturas, las violaciones, los secuestros, los quemados en hornos y con ácido, los fusilados, los atormentados hasta con electricidad, la caravana de la muerte, el asesinato de Prats, la operación Colombo, la operación Cóndor, el atentado a Letelier, los Hornos de Lonquén, el degollamiento de Tucapel Jiménez, asesinatos de líderes sindicales, los secuestros y degollamientos de Parada, Guerrero y Nattino. No olvidamos el asesinato de Pepe Carrasco, ni mucho menos la operación Albania, como tampoco a Rodrigo Rojas De Negri y a la estudiante Carmen Gloria Quintana, quemados por una patrulla militar en Villa Francia. No olvidamos la represión, los apremios ilegales, las desapariciones, el exilio, los relegados, los desterrados, el enclave nazi de Villa Babiera. No olvidamos el rostro y cuerpo desfigurado del compañero Víctor Jara, los asesinatos de los abuelos, mujeres embarazadas, niños inocentes y llenos de vida. No olvidamos los saqueos, los robos, las quemas de libro, los allanamientos, los hermanos Vergara Toledo. No olvidamos a José Tohá, Miguel Enríquez, a Sebastián Acevedo y su lucha, a Ernesto Zúñiga, asesinado por la CNI, al padre Woodward, torturado hasta la muerte en La Esmeralda, a Edison Palma, de sólo 15 años, asesinado por agentes del Estado, a Jecar Neghme, y a tantos otros hombres, mujeres, ancianos, niños, campesinos, obreros, profesionales. No olvidamos.

La primera y más visible consecuencia es que, a pesar de todo lo dicho sobre la manoseada reconciliación, las heridas están abiertas y sangrantes como el primer día, mientras las posiciones siguen siendo antagónicas entre los sobrevivientes de aquella época. La segunda y más importante, es que la derecha chilena queda de cierta forma, libre de la carga que significaba la presencia del dictador, y de la vinculación directa como herederos de la dictadura. Por fin podrán sacarse el lastre que significaba Pinochet y disfrazar su patriotismo de la llamada nueva “tendencia liberal”.

Mientras esa gente, la derecha, sigan recogiendo la vieja arenga de “pan y circo para el pueblo”, con medidas populistas y derroche de palabras aduladoras para un Chile que afortunadamente está despertando en conciencia social

Lo que dejó el dictador genocida Augusto Pinochet a todos nosotros es una herencia de horror que, 43 años después, aún nos pesa. Quizá en los últimos estertores de su infame existencia auto centrada, pensó en el perdón. No en el perdón que jamás nació de él, sino en el que, de tanto en tanto, se nos solicita que le otorguemos. 

Y a no dudar, a diez años de su muerte, ante nuestros ojos se abrirá una gran escena del perdón de muchos de sus compinches, una enorme teatralización del arrepentimiento. Cuánto de ello será auténtico y no un simulacro calculado, un ritual automático o una caricatura, el país sabrá sopesarlo. Pero los crímenes contra la humanidad son imperdonables, pues abusó de su propia humanidad matando lo más sagrado de lo viviente, lo divino en el hombre, asesinando a todo un pueblo inocente. No habrá ecología de la memoria alguna, ni escena de redención, reconciliación o esfuerzos de normalización del país que puedan provocar su salvación o absolución. 

A pesar de su propia amnistía, Pinochet fue condenado por siempre al castigo mayor al que jamás un ser humano podrá ser sometido tras de él: ser Augusto Pinochet, UN MUERTO DE MIERDA.


Felipe Henríquez Ordenes






Comenta esta entrada vía facebook | Tu opinión me interesa ~ Gracias!

jueves, 17 de noviembre de 2016

ANA GONZÁLEZ: Carta abierta a mi pueblo




Crédito Foto: Tomas Munita


Sentada frente al televisor veo y reviso las noticias que van y vienen. Tomo un lápiz y empiezo a sacar cuentas de los votos de uno y otro candidato, cómputos que no me extrañan en absoluto, pero desde ya empecé a preocuparme.

Dejé de lado el libro que estoy escribiendo. Nuevamente lo social se impone a lo personal y pensé compartir con ustedes mi reflexión sobre esta nueva vieja encrucijada histórica.

Volví al pasado, a la historia de nuestro pueblo, de la cual, aunque no lo creamos, somos parte. Formamos parte de esas grandes mayorías que en pos de un futuro mejor votamos por Salvador Allende. Hoy esa mayoría debe mantener los ojos bien abiertos, para distinguir a los que quieren el poder para seguir aumentando sus riquezas, como el Tío Rico McPato.

Me duele constatar que no hemos tomado conciencia de los profundos abusos de poder que nos han llevado a dejar inconclusa la batalla que ganamos todos, niños, jóvenes, hombres y mujeres, sacando de La Moneda al dictador, solo que nos limitamos a eso, quedando pendiente ganar la guerra combatiendo la herencia que nos dejaron y la cual nos sigue gobernando.

Nos dicen que esta sociedad es otra, que Chile es un país desarrollado, sin embargo, siguen existiendo los pequeños Cizarro, huérfano de padres y de la sociedad. Nuestros jóvenes en la “pobla” están cada día más hundidos en la pasta base, sin futuro y sin ilusiones. A los “pingüinos”, que nos llenaron de orgullo y esperanza los dejamos solos ¿qué hicimos aparte de mirar desde afuera?, ¿dónde estábamos?, ¿dónde estamos?.

Sin duda que estamos donde los poderosos nos quieren, encadenados a la indiferencia, al individualismo, al consumismo, a colgarle las culpas a otros y no mirarnos a nosotros mismos, a confundir el oro con el oropel. Sí, somos un país distinto, hoy nuestros niños no mendigan un trozo de pan, hoy suplican por un poquito de ternura.

Hoy las instituciones, las organizaciones sociales, los partidos políticos están enfermos, también están donde los poderosos los quieren, desarraigados de su naturaleza, han cortado el cordón umbilical con su esencia, olvidando que, como dijera Allende “..la historia la hacen los pueblos, que con sus trabajadores, estudiantes, profesionales, científicos, los que laboran en todas las ramas del arte y la cultura, los jóvenes, las mujeres, nuestros niños, son los que nos liberarán de las cadenas que nos impiden vivir plenamente”.

Estamos donde los poderosos nos quieren, respondiendo a sus demandas de perdón y olvido. Nos hemos olvidado de las valiosas vidas de hombres, mujeres, jóvenes y niños asesinados, violados, torturados. Hemos olvidado los Hornos de Lonquén, a Lumi Videla arrojada a la Embajada de Italia después de haber sido ultrajada, torturada y asesinada, nos olvidamos de Neltume, de Víctor Jara, José Manuel Parada, Manuel Guerrero, Santiago Nattino, del sacerdote André Jarlán. Nos olvidamos de René Schneider, de Alberto Bachelet, de Carlos Prats y de tantos soldados asesinados por pasarle un cigarro al prisionero. Del niño Rodrigo Anfrunz.

Nos negamos a recordar el asesinato de Reinalda Pereira, embarazada de seis meses a quien torturaron tanto, tanto que suplicaba por el hijo que llevaba en su vientre, al cual quiso salvar diciéndoles que esperaba un hijo. Bastó eso para que la siguieran torturando con más furia, y como no moría tan rápido le colocaron una inyección envenenándola, Aun más el niño siguió vivo dentro del vientre de su madre, como desafiando a los caníbales “dispárenme a mí ahora”.

Nos olvidamos de Miguel Enríquez, que con su claridad política, es muy difícil que se hubiera pronunciado contra sí mismo. Menos en estos tiempos de la historia del país.

En esta nueva vieja encrucijada nos hace falta recordar, revisar la historia y extraer las lecciones que no nos han dejado aprender. Por ejemplo, no recuerdo el año pero también se trataba de elecciones presidenciales. Por esos lejanos días el candidato era don Juan Antonio Ríos, el Partido Comunista de ese entonces acordó integrarse a la campaña nacional y se apersonaron al Comando, manifestando el acuerdo, pero no fueron aceptados. Los dirigentes comunistas no se amedrentaron, tampoco se tiraron al suelo con pataletas infantiles, al contrario tomaron el sartén por el mango y se dedicaron a recorrer Chile, llevando como bandera a Don Juan Antonio Ríos, primando en ello lo que el país necesitaba en esos momentos, parar a la derecha. Lo que vendría después dependería de la capacidad de lucha del pueblo.

Y así continuaron trabajando hasta que el pueblo unido, con porfía y voluntad, siempre mirando la brújula para no desviarse, realizamos la gran epopeya de terciar la banda presidencial a Don Salvador Allende, causando la admiración del mundo entero, pero también el miedo de los poderosos de allá lejos por el norte, y también de los poderosos de este país, El cielo de nuestra Patria fue cubierto por la negra noche del fascismos, matando el alma nacional y asesinando lo mejor de nuestros compatriotas para continuar pisoteando y violando los derechos humanos de la Carta Universal de los Derechos del Hombre.

Pero el pueblo unido volvió a renacer de las cenizas, y como Cristo el Tiberiades caminó seguro por las aguas encrespadas.

Y hoy se nos presenta esta encrucijada, ser o no ser, votar o no votar. Tenemos razón para estar enojados, frustrados, desencantados, desengañados, pero podemos expresarlo y no desaparecerán tu esposo, tu esposa, tus hijos, tus amados. Podemos escupir esta rabia, es más, podemos transformarla en una gran y poderosa fuerza que nos acerque a esa vida en plenitud por la que tantos y tantas lucharon. Es hora de recuperar la memoria, de salir de la burbuja personal y volver a asumir nuestro rol de mayoría activa y transformadora de una sociedad más justa, solidaria y humana.

No podemos permitir que vuelvan a gobernarnos los que han asesinado la Verdad y la Justicia. No debemos darle “la pasá” a la Derecha, no porque sea la Derecha, sino porque está infectada por el virus pinochetista y…… pensemos un poco ¿ustedes creen que los hijos de ellos van a votar en blanco?, ¿ustedes creen que sus hijos no se inscribieron en los registros electorales?. No tienen de dónde sacar más votos y apelan a nuestro desencanto, a nuestras frustraciones, a nuestros desengaños, pero yo no he olvidado que son los mismos que asesinaron a Miguel Enríquez, a Allende, a la Reinalda, a la Lumi Videla, en fin esta carta no terminaría nunca si recuerdo en ella a todos los mártires que hoy tanta falta nos hacen en el hogar, en la calle, en la universidad, en el arte, en el canto, en el partido socialista, comunista, demócrata cristiano, el Movimiento de Izquierda Revolucionario,

Por todas las humillaciones, por todas las burlas, por todas nuestras frustraciones, por todos nuestros desengaños, por todos los que han abusado en nuestras propias filas, por los que nos roban la Verdad y la Justicia, por todos los chantas que pululan en las organizaciones que más parecen infiltrados que amigos, por los lobos piel de cordero, por los enemigos y explotadores de los trabajadores, por los que han hundido a nuestros amados jóvenes e el alcohol y la droga, por los que nos mojan y apalean en las marchas, por todas las jóvenes Músicas, no les demos en el gusto, por los profesores humillados, por Allende, por el padre de Eduardo Frei, querámoslo o no son dos Presidentes de Chile, Allende que se inmoló y no les dio en el gusto que lo asesinaran y Eduardo Frei que lo asesinaron tan brutalmente como asesinaron a los 119, a los de Lonquén, Mulchén, Caravana de la Muerte y no olvido a la valiente Arcadia Flores.

A estos que se creen dueños de nuestras vidas, si no me crees mírate las cadenas que llevas en tus tobillos. De ti, de nosotros depende que en honor a todos los que ya no están, y de todos los que estamos que pareciera que no hacemos Patria, démosle una lección pedagógica a quienes nos creen ignorantes (por no decir huevincas).

Marco, por tu voz brotó la voz de muchos de nosotros, continúa tu accionar para adelante, tienes mucho por ganar, más aún eres ya un ganador, lo mismo va para Alvaro Escobar. Al pueblo nunca se le han dado las cosas fáciles, los triunfos de nuestro pueblo se han hecho realidad con trabajo, constancia, con los ojos abiertos no confundiendo el oro con el oropel. En esta jornada tan impredecible, difícil pero no imposible, termina generosamente tu Lección Pedagógica a la Patria que como yo tanto amamos. Si otros no se pegan la cachá no importa, quiero ver a mi pueblo alegre como cuando gana la Chile o el Colo-Colo tomándose las calles de la Patria, bailando, cantando, celebrando a la selección.

No le hagamos el juego a la selección anti nacional que quiere quedarse con la copa. Lección Pedagógica genial para tu pueblo, que a pesar de todo, pero por todo lo vivido, tengo la esperanza de que estemos aprendiendo a marchar por las anchas alamedas con una clara consigna ¡la Derecha no pasará!

“Que salga del corazón
de los hombres jornaleros
que antes de ser hombres son
y han sido niños jornaleros”
(Del poema “El Niño Jornalero” de Miguel Hernández)

Ana González de Recabarren
(Carta escrita en el año 2010)






Comenta esta entrada vía facebook | Tu opinión me interesa ~ Gracias!

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Cristián Labbé Galilea: La amnesia del Coronel del Ejército, Agente e Instructor de la DINA


Comparte:




La  amnesia, esa constante pérdida parcial o completa de la memoria tan común entre los Violadores a los Derechos Humanos, como el ex alcalde de Providencia Cristián Labbé, genocidas que participaron de forma directa en los servicios represivos de la dictadura Pinochetista. 

Su negativa a reconocer que fueron parte del aparato del exterminio Pinochetista. Esa cobardía de los criminales de lesa humanidad los identifica: Se olvidan de las sesiones de torturas y vigilancia de los prisioneros en la que participaron, en la que fueron parte. De ahí que, por extraño que parezca, la DINA casi no tuvo operativos -al menos según ellos-, y la mayoría de sus integrantes se confiesa como guardias o funcionarios de escritorio que anotaban nombres que olvidaban con una rapidez increíble.

Cristian Labbé Galilea, coronel de Ejercito de Chile, agente DINA, nacido en Santiago el 14 de octubre de 1948, participó activamente en la detención y tortura de presos políticos durante la dictadura militar. Labbé prestó servicios como encargado de seguridad de Pinochet mientras era agente de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA). Entre 1989 y 1990 fue Ministro Secretario General de Gobierno de la dictadura. Mas tarde, durante los gobiernos civiles llego a ocupar una de las alcaldías mas poderosas de Santiago como lo es Providencia.

Inmediatamente después del Golpe de Estado de 1973, el coronel de ejercito Cristián Labbé se puso inmediatamente a disposición de los aparatos represivos de la dictadura. A principios de la segunda quincena de septiembre de 1973 Labbé fue enviado como parte de un batallón de comandos dirigido por el coronel Alejandro Medina Lois a Neltume, en la X región, donde logran detener a José Gregorio Liendo (Comandante Pepe), quien es ejecutado el 3 de octubre de ese año en Valdivia por la "Caravana de la Muerte". Durante su estadía en la zona, el coronel Labbé participó el día 10 de octubre de ese año en los asesinatos de 15 campesinos del Complejo Maderero Panguipulli en la localidad de Liquiñe. Sus cuerpos fueron lanzados al río Toltén esa misma noche.

De regreso a Santiago, Cristian Labbé fue enviado a Las Rocas de Santo Domingo y durante los primeros meses de 1974 era uno de los instructores de los nuevos agentes que estaban siendo reclutados para la DINA. Labbé participó junto a David Adolfo Miranda Monardes, Mario Alejandro Sara Seguel, Vittorio Orvieto Tiplitzky, Patricio Carranca Saavedra, Raúl Pablo Quintana Salazar, Ramón Luis Carriel Espinoza, Nelson Patricio Valdés Cornejo, Jorge Manuel Alarcón Villalobos, Fernando Cerda Vargas, Exequiel Oliva, Raúl Díaz Reyes, Claudio Erich Kosiel Hornig, y René Armando López entre otros, en los interrogatorios de prisioneros que se llevaban a cabo en el subterráneo del Casino de Oficiales en "Tejas Verdes". Posteriormente fue visto en los Centros de tortura conocidos como “La Venda sexy”, "Londres 38", y "Villa Grimaldi", mirando con orgullo a sus ex alumnos y reforzando a otros en algunas materias. Ha sido también señalado como uno de los instructores de los agentes del Cuartel Terranova de Villa Grimaldi.

Cristian Labbé, posteriormente pasó a hacerse cargo de la seguridad de Manuel Contreras, para luego ser reemplazado por Juan Morales Salgado. También cumplió funciones como parte de la seguridad personal del dictador Augusto Pinochet.


09 de Noviembre del 2016, confirman orden de detención en contra de Cristián Labbé acusado por tormento y secuestro


En  noviembre de 2011, Labbé en su calidad de alcalde de la comuna de Providencia convocó a un homenaje para quien fuera su colega instructor de agentes de la DINA, Miguel Krassnoff. La ocasión era el lanzamiento de un libro "Miguel Krassnoff, Prisionero por Servir a Chile".

El 12 de octubre de 2014 Cristian Labbé Galilea fue detenido, junto a otros diez oficiales y suboficiales en retiro, como presunto autor de la desaparición y asesinato de trece presos políticos durante la dictadura. Fue liberado bajo fianza el 22 de octubre del mismo año.

Hay un prontuario criminal tremendo, todos pueden buscar los procesamientos fácilmente. Está resumido en Memoria Viva. Cristián Labbé ha sido citado en innumerables oportunidades para declarar ante la justicia y en sus declaraciones siempre se olvida. No recurren, para ello, a comprometerse con entregar antecedentes que permitan esclarecer el paradero de los desaparecidos, no abren la olla de la responsabilidad directa de Pinochet en los crímenes ejecutados por la DINA., no hacen ningún gesto que favorezca la reconciliación, o una reconversión espiritual que pueda llevar al perdón. No. Recurren al alegato de la legitimidad de los crímenes, a la arrogancia, al espacio que ellos creen debe tener la dictadura en la historia de este país.

Los soldaditos sufren de amnesia. 

Perdieron la memoria, ellos jamás estuvieron en los centros de torturas, jamás cometieron lo que ellos llaman "excesos" contra seres humanos, nunca hubo tales violaciones a los derechos humanos. Fue casi a un año de escribir esta carta, cuando Cristián Labbé fue entrevistado por Mónica Rincón en CNN Chile, y la periodista lo increpa, leyéndole en su cara todo su prontuario Criminal. Solo basta verle la cara, esa que los militares tienen, los cobardes soldaditos de Pinochet. 




Justamente por los objetivos que hay detrás de la iniciativa del pinochetismo es más repudiable que un criminal de esta envergadura haya sido un ex alcalde, elegido con los votos populares. En la entrevista, Labbé utiliza la amnesia y negación para un propósito innoble como es promover la legitimidad de los crímenes y de los esbirros la dictadura. Por ello es que todos los que se sienten parte de una visión y adscripción a los valores democráticos y al respeto a los derechos humanos, debemos reaccionar juntos en la condena a esta asonada comunicacional preparada desde Punta Peuco y desde los escritorios de los viejos exponentes del régimen militar. 

Es nuestro deber como ciudadanos, condenar fuertemente a todos los violadores de los Derechos Humanos que hoy están libres por las calles, y en el que todos los chilenos debiéramos unirnos en una operación de saneamiento democrático para impedir que Labbé, un hombre de la DINA de Manuel Contreras, siga en la más completa impunidad. Sería una gran respuesta a la arrogancia de la vieja dictadura a los crímenes cometidos en contra de tantos chilenos y chilenas.

Fuente: Con información del prontuario criminal de Cristian Labbé Galilea, en memoriaviva.com (CLIC ACÁ)


Felipe Henríquez Ordenes


Comparte:



Comenta esta entrada vía facebook | Tu opinión me interesa ~ Gracias!

domingo, 6 de noviembre de 2016

La memoria encendida: Pablo Vergara y Aracely Romo


Comparte




Pablo y Aracely, dos jóvenes pobladores y militantes populares que decidieron enfrentar la dictadura de frente y que llevaron su pensamiento político a la práctica cotidiana y consecuente.

Pablo, Un legado de combate y organización en Villa Francia


Junto a Aracely, falleció Pablo Vergara Toledo. Hermano de Rafael y Eduardo, asesinados en 1985. Pablo, al igual que Aracely, fue un militante de MIR, y también un militante ejemplar. Formado inicialmente en las organizaciones juveniles de la Villa Francia, Pablo fue tempranamente despertando su pensamiento crítico y viendo necesario el actuar en la Resistencia contra la dictadura. Del mismo modo que Aracely también, fue perseguido por las fuerzas represivas de la Dictadura y en 1984 fue tomado detenido por agentes de la CNI.

Luego en 1985 debe huir del país luego de que asesinaran a sus dos hermanos. Ahí, también viaja a Cuba en una de las cuantas veces que su vida se iba a cruzar con la de Aracely. Luego de aquello, y de haber pasado en ese tiempo también por Argentina, Pablo retornó de forma clandestina a Chile. Finalmente, y nuevamente también junto a Aracely, muere en el Cerro Mariposa el 5 de noviembre de 1988.

Aracely Romo: de la comunidad de base a la resistencia





Aracely Victoria Romo Álvarez, fue una joven mujer pobladora, nacida un 13 de marzo de 1962, en una humilde población del sur de Santiago. Hija de padres comprometidos con la causa popular; su padre un obrero mueblista y su madre una obrera tejedora, formaba parte de una alegre y numerosa familia. Desde niña se destaca por su capacidad para organizar y contar con una aguda visión crítica de la realidad. Buena lectora y conversadora, querida por sus cercanos.

Aracely crece en dictadura, su carácter afable, jovial, sociable, alegre y de gran curiosidad, la ayudó a comprender desde pequeña los problemas de su entorno, la de sus vecinas y vecinos y la de su propia familia. Situación que aportó a su sensibilización y tomar conciencia de clase, de pobre. Que la llevó a temprana edad asumir un compromiso profundo y radical hacia la causa revolucionaria, por una sociedad con igualdad social y justicia plena.

Aracely fue una, mujer luchadora incansable contra la explotación, una combatiente, disciplinada y metódica, una dirigenta social y política con claridad y asertividad en sus análisis, un cuadro revolucionario.

El legado de Aracely y Pablo

De Pablo y Aracely hay mucho que aprender, un profundo legado de lucha y organización, valores que hoy se hacen más bien escasos. Fueron por lo mismo grandes militantes y importantes cuadros de una organización que cumplió un rol fundamental en la Resistencia.

Pablo fue un ejemplo en su territorio dado su dedicación y a su visión clara de que la organización es lo primordial si se quieren lograr los más altos objetivos. Su perseverancia también es un valor completamente destacable dado que, a pesar de la persecución, de la detención, del asesinato a dos de sus hermanos, Pablo siempre siguió sin dudar ni un momento en la partipación política y combativa. Aracely Romo es de esas luchadoras que integran de perfecto modo el compromiso, la habilidad y la disciplina. Eso hizo que en todos los campos que ella participó se destacó, obteniendo el respeto y el aprecio de sus compañeros.

Por ello la organización le fue dando cargos de mayor responsabilidad, los cuales siempre cumplió con dedicación y entrega. Por aquello es que una nueva conmemoración de la muerte de Aracely y Pablo es que queremos reivindicar su compromiso por la transformación social, como también la disciplina y búsqueda incansable de organización de ambos. Son seguir esos valores, y el continuar la lucha que llevaron con decisión hasta el último de los días, la mejor forma de conmemorarlos.



“Lamiendo pasos, en manto negro
elegí dolor y alegría
y quise dar mi vida
a cambio de un vuelco completo”
(Aracely Romo)



Con información de Radio Villa Francia



Felipe Henríquez Ordenes



Comparte:



Comenta esta entrada vía facebook | Tu opinión me interesa ~ Gracias!

Por un debate sano y respetuoso

Por un debate sano y respetuoso